sábado, 6 de septiembre de 2008

En el medio de la calle 12

El pasado martes, La Plata cortó con la rutina gracias a la presencia del grupo de percusión La Bombería. Te acercamos así una buena opción para los apáticos del aburrimiento.


Era martes, la ciudad estaba ocupada y había quienes sólo querían llegar a su casa. Pero los afortunados lo sabían. Allí, bien en el medio de la concurrida calle 12 de La Plata, a las 19:15 puntual se presentaba La Bombería, un selecto grupo de entre 600 alumnos de la Escuela de percusión de La Bomba de Tiempo.


Se trataba de la reapertura de la sala de Teatro “Armando Discépolo”. Ya se sabe: personas de aspecto formal hablando de apadrinamientos y la prensa invitada inmortalizando el momento. Y como pasa en el universo, la escena se equilibró cuando comenzó a proyectarse en los cuerpos presentes el repique de Ariel Pozas.


Dirigidos por Diego Sánchez, y con Nicolás Soares Netto en el tambor chico, Alejandro Larocca en guiro, Luciano Varela en campana y Gabriel Ostertag en maracas, Luciano Larocca y Gonzalo Rujelman en los djembe; Marcelo Stol y Horacio Toto Ciccone en surdos, aportaron lo que faltaba para movilizar el asfalto.


Partiendo de las indicaciones del director como disparador de cada pieza, los percusionistas, el lugar, el público, la acústica y el momento en sí mismo hicieron música en relación dialéctica, casi simbiótica, dando por resultado que el concierto se torne impredecible, determinado a partir de la interacción en tiempo real de los presentes.


Las bocinas desde autos polarizados interferían por detrás. Lo hacían a destiempo de la improvisación que desarrollaban los artistas. El público pareció no percibir el cemento, ni los chillidos, porque los tambores a ésa altura lograron que la cosa tiemble y fluya.


Tras el cierre de una presentación sin intervalos que incluyó una rítmica potente con improvisaciones vocales creadas por Sánchez, Luciano Larocca, uno de los responsables de la escuela y músico estable, dijo a El Acople: “Es la primera vez que tocamos de piso, porque siempre digo: el lugar es el instrumento. Y al estar rodeados de edificios, permitió que el sonido rebote y llegue al público. Esto en una plaza hubiese sido imposible”.


Para finalizar nos contó: Hace tres semanas grabamos un DVD en vivo en el Konex. Fue una locura porque requirió de un equipo de 12 camarógrafos que tuvieron que aprender el significado de las señas que utilizamos para poder registrar el espectáculo como se hace en un partido de fútbol. Estimamos que esto estará listo para fin de año o principios del 2009”.


De ésta manera, el acto de reapertura continuó su programa, el público presente se predispuso a seguir su rumbo con aires de renovación, y la calle 12 volvió a su estado natural de importante circulación comercial. ¿Vieron que no era para tanto?


María Paz Padilla

11 comentarios:

carola 8 de septiembre de 2008, 17:34  

hablando de percusion, la otra vez fui a un parque a descansar mi mente y mi espiritu, conectarme con la madre natura y que paso?

zas, cae la murga!

no me los banco. rompieron toda la paz que habia encontrado hasta ese momento.

nikki 8 de septiembre de 2008, 17:46  

Me pasó lo mismo en el Parque Chacabuco! ODIO las murgas y los grupos de percusión!

Como aburren, hacen todos lo mismo!

carola 8 de septiembre de 2008, 17:49  

nikki! vos tb? que suerte! pense que estaba cometiendo un pecado.


fuera Culpo!

guus 8 de septiembre de 2008, 18:26  

abuante la murga y el rey momo, putos

nikki 8 de septiembre de 2008, 19:07  

Si, las odio desde el año 98, donde hubo un revival de murgas y no tuve mejor idea que ponerme de novio con una murguera, me hizo comer alta japi yendo a sus embolantes ensayos, cargando un bombo gigante, subiendo al colectivo con el brutal aparatejo, mientras ella iba feliz de la vida, vestida como Willy Wonka.

Y todo por amor.

Satan Marsh 8 de septiembre de 2008, 20:14  

me encanta la murga, y me encanta el 95% de las minas que bailan murga. Culo grande, culo chico, pero como lo mueven, como como!!!!

MUEEEEEEEEEEEEEEVEEEEEEEEEELOOOOOOOOOOO!!!

ME GUSTA VERLO CAMBIANDO DE COLOOOR!

nikki 8 de septiembre de 2008, 20:25  

Entonces te odio a vos también!


Gato!

caro.snm 8 de septiembre de 2008, 23:29  

eehh, aguante la murguita, la percu, la bomba, la bombería y la movida de La Plata chee.



y sigo...
...diiigo queeee sueneee tu djembée
diigo no pares ni un poquito (me guuuuustaaa)
diiigo no pares de mover!

satur 9 de septiembre de 2008, 8:16  

SIIIIIIIIIIII No puedo creerlo! me pasa lo mismo que carola odio la murgas pero es mal visto por la sociedad odiarlas(?) Ahora ya somos tres! jajaja alta anecdota contaste nikki.

Anónimo 9 de septiembre de 2008, 10:15  

Yo tambien odio las murgas! bah no las odio, me embolan soberanamente, y me parece una gran garcha que metan murgas en el medio de un show de una banda. Pedorro recurso.

Horacio

Anónimo 9 de septiembre de 2008, 17:26  

Uso éste especio para agradecer a la gente de La bombería que de onda nos brindó su tiempo y atención el día de la presentación.

La periodista responsable de dicha cobertura.

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP