martes, 9 de septiembre de 2008

De otro planeta

El sábado, en Niceto Club, La manzana cromática protoplasmática realizó una nueva edición de sus particulares shows. Durante más de una hora y media, el grupo mostró canciones, disfraces, un número de teatro y humor por doquier.



¿Cómo es que un grupo de personas titula así al conjunto de música que integra? Seguramente, la mayoría de los que se anoticiaron de la existencia de La manzana cromática protoplasmática lo primero que hicieron, luego de sorprenderse, fue preguntarse eso.


Tal vez, la mejor respuesta a dicho interrogante no se encuentre en las palabras de los músicos del grupo sino en un recital de la banda, viendo qué es lo que hacen arriba del escenario esta patota de locos que, según cuentan, llegaron a la Tierra desde el planeta Cromos.


Por caso, entonces, se puede revisar lo sucedido el sábado, en Niceto Club, donde esta agrupación compuesta por doce artistas peculiarmente disfrazados realizó una nueva edición de sus particulares shows en vivo.


Los telones del recinto, algo agujerados por cierto, se abrieron cuando faltaba más de una hora y media para la medianoche; en ese entonces, el cantante y guitarrista Leandro Machín, en el medio de un pochoclo que toca el bajo y una plancha que hace lo propio con una flauta traversa, introdujo el espectáculo y dio el puntapié inicial del mismo, que se basó en las canciones que incluye el primer y único disco del grupo, “El tren de la vía láctea”, que salió en 2006.


Así, se oyeron temas como “Elástico” y “Jerónimo”, no sin alguna que otra interrupción; por ejemplo, la de dos jóvenes actrices que encarnaron a una pareja de señoras viajando de pie en tren, que entre otras cosas usaron el trayecto para jugar al ajedrez y tomar un té.


Precisamente, el humor es un factor que no abandonó la velada en ningún momento; asimismo, pareciera que eso sucede con el rostro de Machín, al que sólo basta con mirarle un gesto para reírse. Algo así como ocurre con Diego Capusotto. Justamente, uno de los instantes más graciosos del concierto fue cuando el cantante quedó solo ante el público e improvisó una hilarante historia sobre vecinos de dúplex.


Machín, al costado de la pedalera de su guitarra, tenía una caja de herramientas. De ella sacó una foto de Marcelo Tinelli, que usó para matar a los músicos cuando quiso que dejaran de tocar; se las enseñaba, como apuntándoles y al instante ellos morían. Ya sobre el final del concierto, de la caja sacó una llave, comenzó a sonar la música de la victoria del viaje a Bariloche en “Feliz domingo” y la banda entera comenzó a saltar y festejar, triunfantes y emocionados, para terminar arrumbándose uno arriba del otro.


En tiempos en los que tomó fuerza el acaso cierto discurso que dice que la abrumadora mayoría de los músicos hacen lo mismo, lo que saben que les dará éxito, hay que decir, sin miedo a equivocarse, que la existencia de La Manzana Cromática Protoplasmática es un feliz oasis. Y, también, no está de más apuntar que tal vez sea cierto que vienen de otro planeta.


Augusto Do Santos

Foto: Maia Croizet

9 comentarios:

el pescado blindado 9 de septiembre de 2008, 14:20  

Escuché el disco y me resultó intolerable (?). Y con todo esto que cuenta Augusto, se me hace que en vivo se quieren hacer los Redonditos de Ricota cuando repartían los idem.

Yo paso, prefiero servirme de algo más tradicional como, digamos, La 25 (?)

natación 9 de septiembre de 2008, 15:21  

como se atreven a pisar el mismo escenario que piso buzz.

caro.snm 9 de septiembre de 2008, 15:23  

qué buena onda, vengo escuchando cosiilas sobre esta banda, tengo ganas de ir a verlos

muy bueno lo de la foto de Tinelliii, jaja

Agosto 9 de septiembre de 2008, 15:33  

Todo esto me hizo acordar lo mucho que extraño a Asado Violento. Rafa, ¿dónde estás, loco? La vida sin vos arriba de las tablas no es la misma.

satur 9 de septiembre de 2008, 21:18  

Si pescado, a mi me huele (?) algo parecido a lo que decis vos, deben querer hacer la misma que patricio rey en sus primeras epocas, de hecho desconfio del vamos cuando veo un nombre largo y estrambotico no? Patricio rey y sus redonditos de ricota Vs La manzana cromatica protoplasmatica

Sin embargo eso no quita que tenga ganas de verlos y de ver o vivir la experiencia de un recital de estos muchachos. Asi que mi opinion (o prejuicio)solo puede limitarse a lo que dije anteriormente.

guus 10 de septiembre de 2008, 0:19  

yo los quiero ver, a ver que onda, aunque me asusta que haya un exceso de hippiez en todo esto.

Belorto 10 de septiembre de 2008, 7:42  

No tienen absolutamente nada que ver con los redondos, en cierto punto suenan a musica infantil, ir a verlos en vivo es como volver a la infancia, altamente recomendable...

Anónimo 10 de septiembre de 2008, 9:13  

nada que ver con los redondos ni un poco

Gabriel 10 de septiembre de 2008, 9:14  

Belorto, andá a lavarte el ídem.

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP