jueves, 21 de agosto de 2008

Un RAMONE joven y vivaz

C.J. RAMONE, ex bajista de THE RAMONES entre 1989 y 1996, se presentó el pasado sábado con su grupo BAD CHOPPER en El Teatro Flores. Tocaron temas de su reciente disco junto a canciones que él interpretaba en la banda norteamericana. El final unió a C.J. con músicos de CADENA PERPETUA, EXPULSADOS y THE RAMONOS, las tres agrupaciones invitadas.

Quedó en la retina

CHRISTOPHER JOSEPH WARD, conocido mundialmente como C.J. RAMONE, integró THE RAMONES en los últimos siete años del grupo, en reemplazo de DEE DEE RAMONE. En contraste con lo que sucedía en gran parte del planeta, donde eran olvidados, acá en Argentina entre 1991 y 1996 fueron un boom. Durante esos cinco años dejaron un legado que se trasmitió a las generaciones siguientes. El sábado iba a tocar uno de los integrantes de aquella epopeya y los fanáticos no podían perderse la posibilidad de verlo. La pasión ramonera argentina parece seguir intacta.

Mientras el público iba ingresando un video inédito llamado "La Nueva York de Los Ramones” los recibía. Durante el mismo se pudieron observar temas en vivo, entrevistas a personajes importantes del movimiento neoyorquino, cómo se encuentra actualmente el sepultado CBGB, entre otras cosas.

En poco tiempo de vida, THE RAMONOS logró hacerse un nombre dentro de la escena a base de un seudónimo y una representación en vivo original con respecto a las otras agrupaciones que homenajean a THE RAMONES. Ya esto los destaca, más allá de que musicalmente son similares al resto de los tributos. ”I believe in miracles”, ”Judy is a punk” y ”What a wonderful world”, de LOUIS AMSTRONG pero en la versión de JOEY RAMONE, tres de las canciones que sonaron. La gente los escuchó con atención; sin embargo, no se enganchó con ellos como se esperaba.

Tomá, escuchá

”Es un placer estar tocando con tres bandas amigas”, fueron las primeras palabras que se oyeron de SEBASTIAN, cantante de EXPULSADOS, arriba del escenario.
El set de los chicos se desarrollo con normalidad, a pesar que están un poco distanciados con la masa. Clásicos como ”Enfermera vudú”, ”Tarde de sol” o ”Lo mejor del rock ‘n’ roll” no son recibidos como años atrás. Solo ”Se fue a Berlín” obtuvo una mayor repercusión. Por ahora, tratan de sobreponerse con su típico show, sonando de forma rápida y precisa.

CADENA PERPETUA tocó por espacio de una hora. Interpretaron 21 canciones, en donde repasaron melodías de sus cinco discos de estudio. Pasaron, entre otras, ”Como poder”, ”Violencia”, ”Buscando salidas” y ”El sueño del pibe”.

”Esto es una verdadera fiesta ramona para que ustedes se diviertan”, dijo EDUARDO GRAZIADEI (bajo y coros) sobre la fecha del sábado. El público les ofrendó el cariño de siempre, y ellos agradecieron tanto amor. ”Esperamos que a muchos les suceda lo mismo que a nosotros”, agregarían luego.

Se te extrañaba, C.J.

Hace casi siete años, más exactamente el sábado 29 de septiembre de 2001, C.J. RAMONE debutaba con su banda BAD CHOPPER en Argentina, en el desaparecido Cemento, ante escasas 400 personas. En ese momento, recién comenzaba con este proyecto y solo tenían un puñado de canciones. Después de dos singles, varios problemas personales y una interminable espera de su disco debut, estaban por salir a escena por segunda vez. El escenario era otro y la cantidad de público era el triple de aquella vez. Todo estaba dado para que fuese una fiesta.

Cuando el reloj marcaba 21:50hs, el telón se abrió y C.J., en representación de los demás, saludó y consultó si estaban preparados para lo que se vendría. Con una seguidilla de tres canciones (”Diabla”, ”Do it to me” y ”Sick of it”), pertenecientes a su disco debut de 2008, arrancó el concierto. Esto de tocar una canción tras otra no ocurriría más, ya que pararían tras la finalización de cada una. Acá mostraron una clara diferencia con respecto a los shows de THE RAMONES.

Un audio impecable acompañó a la banda durante toda la noche. En cuanto a las canciones propias, el público reaccionaba de una manera un tanto indiferente. Sinceramente la gran mayoría de la gente no las conocía, debido a que el disco se editó hace poco en nuestro país. Del mismo podemos decir que está compuesto por doce canciones, en donde el punk a medio tiempo y algo más acelerado varían constantemente. También se pueden apreciar muchas partes rockeras. Es un álbum correcto, que no va a cambiar el mundo.

Hoy en día, aquel pelilargo y delgado de la etapa de RAMONES está prácticamente irreconocible, ya que su cabello corto y su contextura fornida lo convirtieron en otro individuo. C.J. demuestra que los 42 años de una persona no vienen en vano. Sin embargo, su voz se mantiene intacta; fresca, saludable y enérgica, por decir tres características. También se lo observó con la actitud positiva de antaño, lo que indica que más allá de su físico desmejorado, su espíritu juvenil está indemne. Los covers de RAMONES, ”Wart hog” y ”The crusher”, son dos ejemplos que demuestran esta vitalidad.

¡No bajés los brazos, pibe!

Los cánticos en apoyo a RAMONES superaron por amplio margen al que obtuvo el propio C.J. a la hora de presentar a sus músicos. Tanto BRIAN COSTAZA (guitarra y coros) como JOHN EVICCI (batería), pasaron inadvertidos para la masa. Es decir, los espectadores querían escuchar canciones de RAMONES interpretadas por uno de sus ex integrantes, sin importarle quién lo acompañaba. ”Main man” (dedicado al fallecido DEE DEE) y ”Punishmente fits the crime”, dos composiciones de los Monchos no tan versionadas.

La lista de temas intercalaba temas de su autoría con canciones de THE RAMONES. Los bises estuvieron divididos en tres partes. Primero reaparecieron con ”Strenght to endure” y ”My back pages”, y luego con ”Endless vacation” y ”R.A.M.O.N.E.S.”.

Cuando la mayoría imaginaba que el show había finalizado, regresaron por última vez, pero esta vez con sorpresas. SEBASTIAN, de EXPULSADOS (voz), VALA (guitarra y coros) y CHINO (batería), de CADENA PERPETUA, KONG KONG (bajo), de THE RAMONOS y C.J., el único sobreviviente de BAD CHOPPER, ofrecieron un enérgico momento. La última fue Do you wanna dance, en donde C.J. se tiró al público en el acorde final.

De los sobrevivientes de THE RAMONES, solo MARKY y C.J. continúan en actividad. MARKY, luego de los intentos fallidos con THE INTRUDERS y THE SPEEDKINGS, comenzó a girar por el mundo homenajeando a su ex banda. En cambio, C.J., luego de la disolución de LOS GUSANOS, formó BAD CHOPPER. Ahora con la edición de su primer disco y con la gira que emprendió por Sudamérica espera volver al ruedo para quedarse. Esperemos que sostenga sus canciones y que no caiga en la tentación de tocar temas únicamente de RAMONES, como ocurre con MARKY. Si sigue en esta línea obtendrá un mayor prestigio, algo que MARKY pierde día a día.

Daniel Grosso
Foto: Pablo Puebla Palacios

5 comentarios:

Freak 21 de agosto de 2008, 12:01  

ni me moleste en ir. prefiero quedarme con la imagen viva de los ramones el 16/3/1996 en river

guus 21 de agosto de 2008, 16:16  

a robar a otro lado, gringos.

Que pelotudos son los ramonos

Anónimo 21 de agosto de 2008, 22:54  

Alguno sabe de donde viene esa costumbre de escupir a las bandas punk ? Hace mucho me lo cuestiono y nadie supo responderme.

Anónimo 22 de agosto de 2008, 1:25  

de donde viene realmente nose, pero una vez me escupio un guacho en un show de los violadores y lo cague a palos y me olvide de preguntarle de donde venia la tradicion.

Juancho 22 de agosto de 2008, 10:40  

Este tipo se responde a sí mismo!
Grande Anónimo!

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP