martes, 20 de mayo de 2008

Góticos en su salsa

TRISTANIA, la banda noruega de gothic metal, se presentó el miércoles pasado por primera vez en El Teatro Flores, ante escasas 500 personas. Interpretaron principalmente canciones de su último disco, ”Illumination”, dejando casi de lado temas de sus dos discos más exitosos. Ofrecieron un correcto set, aunque los fanáticos más acérrimos no lo sintieron así


Una más y van…


Desde que NIGHTWISH popularizó este estilo gótico -sinfónico, en donde las cantantes femeninas tiene un rol protagónico, surgieron decenas de grupos que ayudaron a desarrollar este movimiento. Europa es el centro de esta escena, aunque en la Argentina, de a poco, esta corriente va en aumento. Existen cada vez más grupos locales que demuestran este crecimiento.


Con las visitas de varios agrupaciones internacionales a nuestro país en los últimos años (AFTER FOREVER, EPICA, THE GATHERING, WITHIN TEMPTATION y los propios NIGHTWISH), se notó el impactó de esta oleada. Los lugares, en todos estos shows, estaban atestados de público. Con TRISTANIA estaba la incógnita, ya que no son tan populares aquí. Solo debíamos acércanos al teatro y despejar nuestra duda.


Se sintieron las partidas


Antes de comentar el show del miércoles, vale hacer una pequeña referencia sobre la historia de la banda. Este grupo de metal gótico formado en 1996 en la ciudad de Stavanger, Noruega, ya lleva cinco editados y varias bajas importantes entre sus filas, como la de su fundador MORTEN VELAND (hoy en SIRENIA), su frontman, VIBEKE STENE, y recientemente su guitarrista, SVEIN TERJE SOLVANG. Las idas de VELAND y VIBEKE perjudicaron a la banda notablemente, pues los fans perdieron interés en los noruegos tras sus alejamientos.


Ahora sí. Cuando el reloj marcaba 21:35hs, el teatro quedó a oscuras, mientras una intro tenebrosa comenzaba a aclimatar a la gente. Con la canción ”Libre”, que abre su cuarta placa ”Ashes” -2005-, se dio inicio al concierto. Ya desde la primera melodía se podía escuchar algo que se repetiría a lo largo de la noche: el intercamabio de voces entre DEMURTAS y el vocalista masculino OSTEN BERGOY.


De las partes extremas se ocupaba su guitarrista ANDERS HOYVIK HIDLE; sin embargo éste no tuvo tanta intervención en este rol, ya que en la última placa dejaron un poco de lado este estilo. Y, justamente, el show en sí se centró en su quinto disco, ”Illumination” -2007-. Continuaron con dos de ellas: ”Sacrilege” y ”The Ravens”. El enojo de varios se produjo por el casi olvido de canciones de sus placas más reconocidas (“Widow’s weeds”-1998- y “Beyond the veil” -1999-).


¡Sean objetivos!


Su nueva frontman, la italiana MARIANGELA DEMURTAS, de 25 años, más allá de ser muy bella, cumplió con su rol dignamente, interviniendo de forma precisa y sugerente. Claro que no tiene la espectacularidad de la voz de VIBEKE (tiene registro de soprano), y las canciones antiguas suenan un tanto diferentes a las originales, pero pese a ello no dejan de ser un fiel reflejo. Muchos fans apuntaron hacia ese lugar, diciendo que la italiana convertía las canciones en irreconocibles.¡Una exageración!


Más allá de todo lo que se pueda decir, la banda sonó impecable durante todo el concierto. La puesta en escena fue muy sobria. Solo se podía observar un telón de fondo en color negro y el logo y la imagen característica de la agrupación, en blanco. Otras melodías que pasaron: ”World of glass”, ”Down” y ”Beyond the Veil”.


La poca cantidad de público se puede explicar de diferentes formas. La más importante, a mi parecer, es la partida de su cantante VIBEKE STENE, en febrero de 2007, la cual fue fundamental en el crecimiento musical y comercial de la banda. En segunda lugar, debido a la gran cantidad de shows internacionales, el público debe elegir por una u otra propuesta. Justamente ese mismo día, aunque no tenga mucho que ver con el estilo, tocaba WHITESNAKE en el Luna Park.


Faltó ambiente


Con una frescura y una simpatía impresionante, la italiana se dirigía a la masa en un aceptable español. En general, el público se comportó de manera bastante indiferente, a excepción de las más de 100 personas que se encontraban cerca de las vallas, las cuales agitaban, coreaban y cantaban a su manera. El ”Olé, olé, olé, TRISTANIA…” se escuchó por momentos.


Sin duda, que el punto más alto de la noche fue con la última melodía, ”Angellore” (fue el segundo bis luego de ”The wretched”). Ya desde la presentación de OSTEN, todo estaba dado para que esto suceda. Los fans lo vivieron con mucha alegría y participación, y la banda también lo tomó así. Aquí se observó el clásico juego entre los dos cantantes mirándose y respondiéndose uno a otro (todo muy teatral).


Lo mismo que ocurre en la escena punk con las bandas emo, sucede en la escena de metal con los grupos de gothic metal con cantantes femeninas. Es decir, el odio que provoca en los públicos más ortodoxos en cada uno de estos géneros es similar. Estas variantes que tratan de ofrecer no son bien recibidas por la gente de más años. Los fans de este tipo de bandas son generalmente chicos jóvenes, que están dispuestos a apreciar cosas diferentes. Se comprende la postura de esta gente, pero no la crítica despiadada, ya que hay bandas interesantes y entretenidas como para escuchar y tener en cuenta.


Daniel Grosso

http://cronicasderock.blogspot.com
Foto: Fernando Fernández

0 comentarios:

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP