viernes, 31 de octubre de 2008

“Una gran compañera que nunca nos dejó a gamba”

Entre otras cosas, 2008 marcó para Arbolito la salida de su cuarto disco de estudio, “Cuando salga el sol”. El 23 de diciembre, el grupo cerrará el año tocando en Salón Sur y, además, rifando la chata que lo trasladó durante diez años. Para conocer más detalles del peculiar sorteo, El Acople entrevistó a Agustín Ronconi, voz y muchas cosas más de la banda.


El 23 de diciembre, Arbolito cerrará 2008 tocando en Salón Sur; para el grupo, este año, entre otras cosas, marcó la salida de su cuarto disco de estudio, “Cuando salga el sol”.


Hasta aquí, la cosa se mantiene dentro de lo común, pero si se comenta que en este show de fin de año Arbolito sorteará la chata que transportó a la banda durante diez años, la noticia toma un matiz peculiar.


Para conocer más detalles, El Acople entrevistó a Agustín Ronconi, que se encarga de todo esto en el conjunto: voz, flauta traversa, quena, charango, violín y guitarra.


El músico, entonces, nos contó cómo surgió la rifa: “La idea de sortear la chata nos venía rondando desde hace un tiempo, pero siempre en clima de joda. En un momento estuvo en venta y ni bien pintó un flaco muy interesado nos arrepentimos y no la quisimos vender; en realidad nos es muy difícil ponerle precio por el valor afectivo que tiene, y nos pareció bien lo de la rifa ya que hoy no nos es útil y de esta manera seguirá andando entre amigos”.


Cabe señalar, además, que el sorteo tiene fines benéficos, puesto que la mitad de lo recaudado será destinado a la construcción de nuevas aulas en el Bachillerato Popular Arbolito, que queda en Wilde y que es apadrinado por el grupo. Al respecto, Ronconi dijo: “Podemos dar una mano al Bachillerato del que somos padrinos compartiendo lo recaudado. Arrancó este año y necesitan construir más aulas para los pibes que pasan de año”.


Por otra parte, conversando sobre cómo reemplazará la banda a la chata, Ronconi contó: “Por ahora no tenemos en mente la idea de un vehículo propio; nos estamos manejando en camionetas y micros alquilados. Es que ya somos muchos entre músicos, instrumentos y técnicos”.


Finalmente, el portavoz de Arbolito en este reportaje dejó unas palabras para el futuro dueño del móvil: “Esperamos que la disfrute mucho y aunque esté un poco caída de chapa, con cariño, tiempo y algo de plata, se la puede ir levantando. Tendrá una gran compañera que nunca nos dejó a gamba, y claro que les daremos las recomendaciones necesarias, teléfono de su mecánico personal y secretitos para hacerla feliz”.


Los números para participar de la rifa se consiguen en los recitales del conjunto; hoy, por ejemplo, está la ocasión en el show que dará en Salón Sur, junto a Karamelo Santo. Luego, además de la ya referida del 23 de diciembre, también en Salón Sur, cuando se realizará el sorteo, están programadas fechas de conciertos para el 14 de noviembre en Circus de San Justo y el 5 de diciembre en Córdoba, en el cierre de año de la peña Los Coplanacu.


Augusto Do Santos
Foto: Cristian Seligmann

jueves, 30 de octubre de 2008

Me río como un loco

El pasado viernes, Daniel “Piti” Fernández, el guitarrista recién desvinculado de Los Piojos, recibió a amigos, prensa e invitados en su casa para presentar a “La Franela”, su nueva-vieja banda, en una noche de sonrisas y canciones.


Mas allá del mapa que mandó Piti para llegar a su hogar sin complicaciones, estas existieron hasta poder encontrar una hermosa casa con parque y pileta, ubicada a metros de la Estación Caseros.


Entre invitados, prensa y amigos, empanadas y muchos tragos, se desarrolló una encantadora velada que tenía el gustito acogedor de estar en la propia casa del protagonista, que mostraba curiosidades como una foto que reunía a Los Piojos con los Rolling Stones pegada en la cocina, o poder apreciar su arsenal de discos, que iban desde toda la discografía de Sumo, Redondos y Stones, hasta clásicos del tango, música popular uruguaya y mucho reggae.


Como si fuese la espera de los novios, en el parque la gente armaba pequeños grupos de charla, se sucedían saludos y encuentros entre músicos, periodistas y comodines del ambiente del rock. Hablaban, hablaban y hablaban…


En el living estaba todo preparado para que se diera el primer show de La Franela, incluyendo una consola inmensa y unas importantes cajas de sonido, que marcaban que el anfitrión ponía todo al servicio de la que ahora es su banda oficial.


Es que La Franela nació hace un tiempo ya, cuando en Los Piojos hubo un parate debido a la operación que sufrió Andrés Ciro en las rodillas y los rumores hablaban de separación.


Fue ahí cuando Piti se juntó con distintos amigos sin levantar la perdiz para no agudizar los rumores de separación, y empezó a gestar esta nueva agrupación donde él canta y toca la guitarra.


Pero la voz no es su entera responsabilidad, sino que lo secundan en esta labor Fran Aguilar -el otro violero- y José de Diego. La banda se completa con Lucas Roca en el contrabajo, Diego Chaves en percusión, Diego Módica (de la banda Mil Hormigas) en la batería, y Chuky de Ipola, como tecladista invitado.


Con toda esta variedad instrumental y tanta voz, lo que sonó en la noche fueron nuevas composiciones a tono con esas canciones que Piti había hecho para Los Piojos, como “Entrando en tu ciudad” o “Bicho de ciudad”, que también tocaron; pinceladas de reggae urbano, canciones pegadizas muy vocales y guitarreras, un pasaje de “Desaparecido” de Las Pelotas, una versión reggae de “No me arrepiento de este amor”, de Gilda, más algo de Buena Vista Social Club.


Luego se sumarían a una zapada general el ex compañero piojoso Tavo Kupinski, Pablo Guerra –que curte look Big Lebowksy- , Omar Mollo y Fernando “Rifle” Pandolfi, todo siempre en clima de fiesta y diversión.


La velada había comenzado con una ironía de Piti luego de tocar “Lo que me mata”: Iba a ir en el último de Los Piojos, pero había temas increíbles y quedó afuera… ¡Menos mal!”. También explicaría que la banda es su casa, que la fundó, que la quiere, pero que hoy quiere mirar para adelante. Yo me separé de la madre de mis hijos y de Los Piojos el mismo día porque me di cuenta que la vida es una, y si no haces lo que querés, no te querés, y yo me quiero. Tengo ganas de hacer lo que quiero, y lo hago”, agregó muy convencido.


La Franela comenzará a grabar en febrero del 2009 y Piti tiene intenciones de editar el disco por el sello El Farolito, perteneciente a su ex banda. El 26 de noviembre estarán haciendo su primera presentación oficial en La Trastienda de San Telmo.


Dejó a la banda que más discos vende en el país para hacer su historia, y se lo ve muy feliz con sus nuevos compañeros. Más allá de que no se diga abiertamente, las diferencias entre el cantante y el guitarrista piojosos estaban marcadas, y Piti optó por dar vuelta la hoja y hacer sus planes. Es necesario que a veces sea así.


Leandro Peredo

miércoles, 29 de octubre de 2008

Unos pasos adelante

Reincidentes regresó por sexta vez a nuestro país gracias a su nueva gira “Latinoamérica Tour 2008”, en donde presentaron su disco de versiones “América – Canciones de Ida y Vuelta”. En esta oportunidad realizaron cuatro fechas por Buenos Aires y una por Rosario. El Acople estuvo en la función del viernes en el Teatro Flores, ante 800 personas.



Una vez más, Reincidentes estaba de vuelta, aunque sabían que ésta no era una visita más. Con la intención de afirmarse por estos lares, decidieron realizar un nuevo disco con temas de artistas latinoamericanos. Después de un arduo trabajo, donde llegaron a escuchar casi 1000 temas, se decidieron por 16. No solo eligieron bandas de rock, sino también melodías de cantautores reconocidos como Pablo Milanés y Silvio Rodríguez. Así que volvían por aquí para asentar su nombre definitivamente.


‘Un buen momento’ con los MALPA


La gente de Buenísimo mostró todo su punk ‘n’ roll a lo largo de 30 minutos. Sonaron de manera desprolija y poco convincente; sin embargo, con actitud y personalidad ocultaron parte de estos inconvenientes. Además de tocar canciones de su disco “MondoMondro”, como “Me siento tan bien” y “Dura”, se despacharon con versiones de The Damned, Riff y Flema. El escaso público presente hasta ese momento tampoco colaboró para que la banda tenga una performance más positiva.


Con una trayectoria mayor y una propuesta más personal, los Mal Pasar ofrecieron un muy buen set, tanto desde el lado técnico como del emocional. Hicieron un mini-recorrido por su historia, aunque se basaron en su último EP, “Tiempo de resistir”. Un importante grupo de fans cantó y agitó en cada uno de los temas, poniendo especial énfasis en “Uno, dos y tres”, “Canto a la lluvia” y “Motivos”. De una vez por todas, los chicos esperan dar ese salto definitivo que tanto están buscando. Tratarán de cumplir este sueño en un tiempo no muy lejano.


Todo el calor


Pasadas las 21:35hs comenzó a sonar la intro que sirvió para que la masa entrara en clima a través de palmas o cánticos en apoyo a los sevillanos. Luego los músicos fueron apareciendo con los acordes de “Yo te nombro”, del italiano Gian Franco Pagliaro en proceso. Reincidentes ya estaba en escena, desplegando toda su experiencia y profesionalidad. Estaban sonando ajustados, pese que al inicio el sonido de las guitarras estaba algo bajo, no así la batería, que sobresalía del resto de los instrumentos. Continuaron con “Latinoamérica” y “Jartos D’aguantar”.


El fervor con que los espectadores reaccionaban ante cada una de las canciones emocionaba a los integrantes; sus rostros hablaban por sí solos. Vale comentar que las luces encendidas para el momento de los estribillos colaboraban para que todo sea aún más festivo. “Ay dolores”, “Cartas desde el asilo” y “Yaveh se esconde entre las rejas” son tres ejemplos claros de esta situación. Fernando Madina Pepper (voz y bajo) no estuvo tan locuaz como de costumbre, pero sí certero y contundente con sus escasos comentarios.


Las bandas españolas de punk rock siempre fueron bien vistas por el público argentino, especialmente gracias a la trascendía que logró La Polla Records. Este plus fue bien utilizado por la gente de Reincidentes, que tras 21 años de trayectoria y 15 discos, supieron atraer parte de esos fans.


Un cálido bloque


Después de una hora intensa, los Reincidentes se tomaron un pequeño descanso para que los asistentes armen el set acústico. Interpretaron de esta manera “Resistencia” y “Cual es el precio”, de Attaque 77.


El contenido político – social que invaden sus letras es una parte fundamental del grupo, que por momentos toman un rol protagónico dejando las bases punks rock a un segundo plano. Los bailecitos furiosos se adueñaron de la escena nuevamente, cuando el eléctrico volvió a tomar las riendas. Luego de que “La republicana” y “Vicio” dejaran al público en un éxtasis total, los Reincidentes finalizaron su participación. Los fans continuaron cantando durante varios minutos, lo cual provocó que la banda saliera a saludar.


Gracias a Attaque 77, Reincidentes logró hacerse un nombre dentro del circuito local. Así mismo, los españoles ayudaron a los argentinos a tener un reconocimiento importante en el país ibérico. Sin embargo, ninguno ha conseguido hacerse popular como los son en sus patrias de origen. Los sevillanos pisaron suelo argentino una vez más con la esperanza de lograr ese cometido. ¿Les habrá alcanzado o tendrán que seguir remando?


Daniel Grosso

Fotos: Fernando Fernández

martes, 28 de octubre de 2008

Mutilados con piedad

Mayhem, la legendaria banda de black metal noruego, se presentó por primera vez en nuestro país el pasado domingo en el Teatro Flores ante unas mil personas. Prion, Dead eyes, Crucifixs y Coalission fueron las bandas invitadas.



Para hablar de Mayhem, antes es necesario zambullirse un poco en su historia. Dead, uno de sus cantantes, se pegó un escopetazo en la cabeza, no sin antes dejar una nota pidiendo disculpas por la sangre que dejaría derramada. A su vez, Euronymous, uno de los guitarristas que tuvo el combo, fue quien encontró el cadáver de su compañero de banda, y antes de llamar a la Policía, fue corriendo a un comercio cercano a comprar una cámara de fotos descartable, con la cual retrató los restos desparramados por el suelo. Esa imagen formó parte del arte de uno de sus discos en vivo: “Dawn Of the Black Hearts”.


¿Esto termina acá? No, ni ahí. El amigo Euronymous, según afirmó, se comió un par de canapés de su compañero y guardó trozos de cráneo como reliquias. ¿Le habrán caído bien? Es difícil averiguarlo ahora, ya que fue asesinado por Vikernes (bajista/guitarrista) de un cuchillazo luego de una pelea, quién desde 1993 se encuentra tras las rejas.


En la actualidad, la doceava formación, que cuenta con Necrobutcher en bajo como único miembro original, junto a Attila Csihar en voces, Hellhammer en batería, y Morfeus en las seis cuerdas, se presentó por primera vez en nuestros pagos, y durante poco más de cincuenta minutos dieron una interesante descarga de black metal.


En “Palo y a la bolsa mode on”, sin repetir, sin soplar y casi sin respirar, el cuarteto descargó su artillería. Luego de una breve introducción instrumental, y mientras los músicos iban ocupando sus lugares, Attila fue el último en salir. Acostumbrado a verlo en DVD o fotos luciendo distintos atuendos -que van desde Hitler a Bugs Bunny-, aquí se presentó simplemente con corpsepaint (la clásica pintura blanca del rostro), y con un crucifijo gigante e invertido colgando del cuello junto a una horca.


Con algunos desperfectos de sonido en la guitarra (moneda corriente en El Teatro), el cuarteto se despachó con varias gemas de su discografía, como el caso de “Silvester Anfang”, “Deathcrush”, “View From Nihil” , “A Time To Die”, “Freezing Moon”, “De Mysteriis Dom Satanas”, “From the dark past", "Carnage" y "My death",entre otras tantas.


Como es costumbre en este tipo de eventos, entre el publico se encontraban varios con el rostro pintado, otros con remolinos capilares y puños en alto, y alguno que otro en plan de pelea. Un bonito ecosistema.


Tras casi una hora de show, con las luces de El Teatro encendidas y sin saludar, los escandinavos se despidieron con el cover de “Troops of doom”, de Sepultura. Sin demagogia ni camisetas de fútbol. Al fin y al cabo, esto es black metal.


Diego Adoue

Foto: Fernando Fernández

Un poco de aire

El 17 de octubre se editó “Oxigeno”, las primeras nuevas canciones de Los Gardelitos tras la muerte de su líder natural, Korneta.



Es probable que “Oxígeno” haya sido el disco más difícil para Los Gardelitos. Muerto el líder natural y, a la postre, el compositor de todas sus canciones, terminar el álbum pudo haber sido arduo y cuesta arriba.


Sin embargo, Korneta dejó una más que jugosa herencia y no en términos de billetes, sino en canciones: todas las de este disco, excepto “Mezclas raras”, llevan su gancho.


El sucesor de “En tierra de sueños”, grabado en el 2004, es un compendio de trece temas rockeros, largos, prácticamente sin esos matices que distinguían a esta banda de las demás.


No hay dudas. La mayor carencia es la de esa voz. Pasa en cualquier grupo que pierde a su cantante y decide reemplazarlo; la nueva voz tendrá mucho camino por recorrer hasta lograr una identidad propia y complementarse con el recuerdo del anterior. Eli hace lo que le sale, y su labor como guitarrista continúa siendo impecable.


Pese a que las nuevas canciones le darán un poco de oxígeno al repertorio que presenten en vivo, el quinto opus de estudio de Los Gardelitos es claramente la transición hacia el gran salto que será una eventual futura placa, con menos fantasmas revoloteando y más impronta personal.


*Los Gardelitos presentarán “Oxígeno” el 1ro de noviembre en Mendoza; el 5 en Córdoba; el 28 en Mar del Plata y el 13 de diciembre en el Microestadio de Argentinos Juniors, Capital Federal.


Ezequiel Ruiz

lunes, 27 de octubre de 2008

Lo artesanal

Intoxicados, Motor Loco, Gente de Barrio y Alejandro Medina, entre otros, celebraron el centenario de Villa Lugano.



El 18 de octubre pasado se conmemoraron cien años desde que Don José Ferdinando Francisco Soldati fundó el barrio de Villa Lugano, al sur de la Capital Federal (sí, Capital Federal. Todavía hay gente que se pregunta si Lugano está donde está). Una semana más tarde del aniversario, casi una decena de bandas, mayormente locales, se reunieron para celebrarlo y darle un poco de entretenimiento gratuito a quienes quisieran acercarse: niños con pelotas de fútbol que correteaban por ahí, madres solteras, abuelos, pibes chorros y mucha gente del palo.


Junto con la muchedumbre, el humo de las parrillas improvisadas y los desvencijados colectivos que esquivaban los pozos de las calles aledañas, le daban un marco totalmente distinto al que nos tienen acostumbrados los festivales de moda. El glamour de la exclusividad VIP no existió en un evento como este: no lo requería en absoluto. Era la fiesta de un barrio suburbano, todo era de todos.


¿Y la música? Desde las cinco de la tarde hasta las once y media de la noche, no paró de sonar.


Para los que llegaron temprano, hubo premio. Antonio Gil, interesante combo de rock en estado puro, tuvo como invitado de lujo a Tete Iglesias, bajista de La Renga, quien aportó cuerdas en “El final es en donde partí”. El encuentro provocó el primer gran pogo de la tarde y levantó a los cientos que tímidamente fueron llegando.



A su tiempo, Gente de Barrio hizo lo propio y se despachó con un buen set de casi una hora de duración. En el submundo rockero, es conocida la historia de Chaca, el carismático frontman que estuvo un tiempo en la sombra. De regreso en la actividad, su voz suena mejor que antes; el grupo, muy ajustado, cómodos en cada uno de los temas, variados entre sí: del reggae al hard rock, pasando por segmentos apoyados en electroacústicas, charangos y percusión. Como yapa, incluyeron nuevas canciones de su próximo disco, a editarse en marzo del año que viene.



Alejandro Medina, un inoxidable, se hizo un tiempo para estar presente en el festejo y junto a su grupo se dieron una panzada de rocanrol bluseado. Con el bajo de Medina como sistema nervioso central, el resto de la banda encajó perfectamente, sobre todo en los covers: “Aeroblus”, de la banda homónima, “Tontos”, de Billy Bond y La Pesada y “Jugo de tomate”, de Manal.


Enseguida, Viejo Berry, y a continuación, Motor Loco, harían las veces de previa ideal para los miles que ya se habían juntado al caer el sol. Mucho flequillo, bandera y vincha, mucha impaciencia por ver a Pity Álvarez en acción, quién tomó como propio el escenario en el set de Motor Loco y entonó las estrofas de “Perra”. El crossover más esperado por la patria rolinga (cabe destacar que Fachi, bajista del grupo en cuestión, y Pity, son las dos cabezas del ex monstruo stone Viejas Locas) se dio en un festival gratuito y sin previo aviso ni cartel. Como debe ser.



Hubo que esperar hasta las diez y cuarto de la noche para que el crédito mayor de Lugano subiera al escenario, desprovisto de todo tipo de escenografía, apenas con unos humildes tachos de luz para dar color. “Una vela” sería el encargado de abrir. A simple vista, al ídolo se lo notaba lúcido, con ganas de pasar un buen rato. En eso, aprovechó para darle rienda suelda a su locuacidad y los temas se extendían más de lo habitual, en zapadas que no llegaban a ninguna parte. La misma suerte corrieron “Lo artesanal”, “Fuego” (incluyendo una pantomima a lo Freddie Mercury, además de la arenga al público para que gritase “fueeeeeegoooo”), “Se fue al cielo”, “Dos nenas”, “Nena, me gustas así” y “Quieren rock”. Es decir, todo el repertorio.



Al costado del escenario, los rostros de los asistentes fueron mutando. De movida, sonrisas cómplices ante cualquier monada que hiciera Álvarez; luego, caras de orto, hastiados por el comportamiento de Pity: revoleaba su micrófono cual boleadora, movía las luces y se paraba sobre los retornos. Esto último lo condenó, puesto que se cayó hacia atrás y ahí terminó su participación. No volvió a levantarse ni para saludar. La banda siguió como pudo, con Jorge Rossi -bajista- en la voz, minimizando el hecho, quizás. The show must go on. El público no se hizo mayor problema por el incidente, aunque detrás de escena, la situación no era la mejor. Levantaron al cantante y lo metieron a un auto con destino incierto. Como la continuidad discontinuada de Intoxicados. Por lo pronto, tienen anunciadas tres fechas para fines de noviembre, en el Auditorio Sur.


Así se diluyó una larga jornada de música en continuado. Un festival como los de antes, sin demasiadas pretensiones, pero con muchas ganas de pasar un agradable momento entre acoples y afinaciones.


Ezequiel Ruiz

Fotos: Hosen

The Verve, nuevo corte

A fines de agosto, The Verve lanzó “Forth”, su cuarto disco después de diez años sin actividad. Ahora, el grupo inglés publicó el segundo corte del trabajo, “Rather be”, cuyo video compartimos.



A fines de agosto, The Verve lanzó “Forth”, su cuarto disco después de diez años sin actividad.


El primer single del trabajo fue “Love is noise”; ahora, el grupo inglés publicó el segundo corte ,“Rather be”, cuyo video compartimos abajo.


La edición de este sencillo estará a la venta a partir de mediados de noviembre y tendrá tres versiones: una en vinilo, otra en CD y otra para descargar por Internet.


El video, por su parte, fue grabado en las colinas de May Hill, en el condado de Inglaterra Gloucestershire, y está protagonizado exclusivamente por el cantante Richard Ashcroft.



Augusto Do Santos

sábado, 25 de octubre de 2008

Distinta

A principios de octubre, Domino Records lanzó al mundo “Un día”, el quinto disco de estudio de Juana Molina, compuesto por ocho canciones creadas, grabadas y producidas por la propia música en su estudio hogareño.




La primera canción de “Un día”, el quinto disco de estudio de Juana Molina, no sólo da nombre al álbum sino que, además, muestra la que tal vez sea la clave del mismo: “Un día voy a cantar las canciones sin letra y cada uno podrá imaginar si hablo de amor, desilusión, banalidades o sobre Platón”, avisa, entre otras cosas, la artista, para luego entregarse al peculiar andar del tema.


Sucede que las piezas del álbum —compuesto por ocho temas creados, grabados y producidos por la propia Molina en su estudio hogareño— tienen menos de lírica que de música, cosa que hace pensar que ese día del que habla casi llegó.


La melodía de la realización, por su parte, tiene un carácter hipnótico; pareciera que su autora juega, se deja llevar, poseer por lo que le sugiere su inspiración, de la mano de una guitarra criolla, un bombo legüero, palmas y distintos sonidos electrónicos.


Y las frases que componen las poesías, las pocas que hay, son simples aunque curiosas, interesantes: desde alguna que sólo describe a alguien que vive solo, hasta otra que sueña con vivir en el medio del campo y despertar temprano.


Augusto Do Santos


*El 12 de diciembre, Juana Molina presenta “Un día” en el Teatro ND/Ateneo.

viernes, 24 de octubre de 2008

Vuelven los Guns N’ Roses

¡Esta vez es en serio! Después de quince años sin publicar material nuevo, el 23 de noviembre saldrá a la venta el demoradísimo “Chinese democracy”, quinto disco de estudio de Guns N´Roses.




Tras quince años de espera, Guns N´ Roses lanzará el demoradísimo “Chinese democracy”, sucesor de “The Spaghetti Incident”, que estaría en las bateas hacia fines de noviembre.


El disco, quinto de estudio del grupo, contará con catorce nuevas canciones, todas firmadas por el (¿ex?) carismático Axl Rose, uno de los frontman más célebres de la historia rockera.


En la banda que grabó el longplay estará Dizzy Reed, tecladista que forma parte de los Guns N’ Roses desde 1990; Robin Finck, guitarrista de Nine Inch Nails; Brian Mantia, ex baterista de Primus, entre otros valores del rock industrial, tal será el sonido que caracterice a esta esperada obra.


Si bien muchos de los temas de “Chinese Democracy” ya se conocen gracias a las tantas filtraciones que sufrieron las grabaciones del álbum, no deja de ser novedoso para el mercado que vuelvan, formalmente, los Guns.


Desde el miércoles, se puede escuchar en el site oficial del grupo el primer single, el homónimo “Chinese Democracy”, sin aparente pasta de hit.


Finalmente, y para matar la espera, además de la novedad, pueden disfrutar del video de un clásico: “Paradise City”, en vivo, en Argentina, en 1993.



Ezequiel Ruiz

jueves, 23 de octubre de 2008

Personal Fest 08

El 31 de octubre y el 1 de noviembre, en el Club Ciudad de Buenos Aires, se llevará a cabo la quinta edición del Personal Fest, que cuenta con The Offspring y REM entre otros artistas.



El 31 de octubre y el 1 de noviembre, en el Club Ciudad de Buenos Aires, se llevará a cabo la quinta edición del Personal Fest, que cuenta con The Offspring y REM entre otros artistas.


Este sábado, en La Trastienda, se realizó el lanzamiento del evento, con la presentación en vivo de Klaxons, grupo de new rave inglés cuyo único trabajo de estudio es “Myths of the Near Future”, editado en 2007.


A continuación, mostramos la grilla completa de ambas fechas:


Viernes 31 de octubre


The Offspring

The Jesus & Mary Chain

Spiritualized

!!!

Four Tet

Nação Zumbi

Uffie & Feadz

The Draytones

Massacre

Los Pericos

Los 7 Delfines

Bicicletas

El Canto del Loco

Alai


Sábado 1 de noviembre


REM

Kaiser Chiefs

Bloc Party

The Mars Volta

Emmanuel Horvilleur

Leo García

Mole

Zeta

No Lo Soporto

Javiera Mena

Rosal

Coiffeur

Banda de Turistas


Las entradas, que cuestan $ 90 para la primera jornada y $ 120 para la segunda, se consiguen a través de Ticketek, en Obras o en La Trastienda, entre otros puntos de venta.


Augusto Do Santos

La familia unida

El pasado sábado se llevó a cabo la primera edición del “Family Day Festival”, en el estadio cubierto de Argentinos Juniors. Millencolin fue la banda estelar de la noche. Massacre, BBS Paranoicos y Late Night Condition se destacaron por sobre el resto.


Tres productoras independientes unieron fuerzas para organizar un nuevo evento. Además de las bandas -tanto internacionales como nacionales- de la movida skate-rock, punk melódico y demás vertientes, decidieron agregar actividades extras musicales tales como rampas de skates, campeonantos de Play Station, stands de discos, remeras y tatuajes. Una buena opción para pasar el sábado.


Una gran performance de los LTN


Pocas personas estaban enteradas de la presencia de las primeras tres bandas, ya que en el afiche oficial del show no estaban anunciadas. Los organizadores decidieron no dar los horarios ni el orden de los grupos, así el público estaba obligado a llegar temprano, y aunque haya sido una buena idea, terminó perjudicando a estas agrupaciones.


Desde temprano (15:30 hs.) la gente de Euforia abrió el fuego a puro pop punk. Interpretaron algunas melodías nuevas como “Todo mal” y “No mires atrás”, además de tocar canciones de sus dos discos (“Despertá” -2004- y “Inconciente” -2007-). Ofrecieron un set sólido y conciso, dando un buen puntapié inicial para lo que vendría.


La historia continúo con Enjoy This Ride, quienes con una propuesta más emo también cosecharon aplausos. La rareza del show fueron las dos versiones de dos bandas ignotas para la gran mayoría: las norteamericanas de We The Kings y All Time Low. Por momentos sonaron un tanto repetitivos, más allá de la notoria afonía del cantante.


Late Night Condition ganó muchos adeptos con sus canciones bellas y oscuras. Todas crean un clima intimista, que te atrapan y te transportan a un mundo desconocido. Adelantaron composiciones de su disco debut, “Give & Take”, aunque tampoco se olvidaron de viejas gemas. “The Calling” y “On the watch”, dos de ellas. Una banda para tener en cuenta.


En Chile también hay


Yendo al plano internacional, los colombianos de Tres De Corazón fueron los primeros en subir a escena. Con su punk rock clásico y sus letras de tinte político-social entretuvieron a unos cuantos. Centraron su set en su tercer Cd, “La vida sigue…” -2007-, del cual sonaron, por ejemplo “No soy para vos”, “Justicia” y “Por siempre”. Se los escuchó correctamente, aunque a la propuesta de la banda le falte algo de personalidad.


Chile tuvo un excelente representante con los BBS Paranoicos. Tiraron los 17 años de trayectoria en escena, sorprendiendo a quienes no los conocían con un sonido impecable, unas melodías súper pegadizas y unas voces agradables. Temas como “Dibújalo en tu piel” y “Corazón al barro”, del nuevo CD “Antídoto” -2007-, no tienen desperdicio. El HC melódico a las chapas de sus comienzos hoy casi no existe, pasando a un punk pop con melodías gancheras y una voz que por momentos hace recordar a la de Beto Cuevas, ex La Ley. Otro grupo que merece mayor atención.


Hyntu es una vieja banda local que mezcla hardcore, metal y punk, y que por diferentes vaivenes nunca pudo asentarse en la escena. El sábado tuvieron la posibilidad de tocar ante el gran público y mostrar lo suyo. Se los vio con mucho ímpetu, actitud y locuacidad, pese a que los espectadores estuvieron indiferentes, quizás porque no lograron convencer con su propuesta. “Malos recuerdos”, “El santo imperio” y “Contaminar”, tres de las canciones que pasaron. Ya tendrán nuevas oportunidades.


El mejor skate-rock


Por mérito propio y tras muchos años de lucha, Shaila es una banda infaltable en este tipo de eventos. A diferencia de los grupos anteriores tocaron por espacio de 45’, en donde no faltaron hits de la talla de “A la derecha de la cruz”, “Somos” y “Mañanas”.

La acelerada versión de “No emoción”, de No Demuestra Interés, fue la perla de la lista.


Bajo el rotulo de banda sorpresa, tal como ocurrió en el día 8 del Pepsi Music, Massacre irrumpió en escena con toda la experiencia a cuestas. En esta ocasión no centraron su recital en su último disco, “El Mamut”, sino que se enfocaron más en los clásicos y en viejas canciones. Así pasaron “Nuevo día”, “Te leo al revés” y “Violence”, entre otras.


Con un público muy entusiasta y un Wallas (voz) bastante irónico, brindaron un set a la altura de su historia; se los escuchó de manera brillante, demostrando el porqué de su gran presente. También se tributaron a sí mismos con melodías de Massacre Palestina: “Canción de las muñecas” y “Diferentes maneras”.


Ya los tenés, ¡disfrútalos!


Desde el sábado 15 agosto de 1998 que los Millencolin no pisaban suelo argentino, así que aquel show del desaparecido Teatro Arpegios se había convertido en un mito. Durante todos estos años la espera se hizo interminable para los fanáticos. Solo se conformaban con la salida de nuevos discos, entre ellos, el reciente “Machine 15” -2008-. Las 4000 personas presentes en el lugar así lo confirmarían.


Pasadas las 22:10 hs., el estadio quedó a oscuras y en silencio, aunque la masa coreaba el nombre de la banda. Tras la intro, “Penguins & Polarbears” y “Machine 15” daban por iniciado el tan anhelado concierto. Un audio apagado y falto de fuerza permanecería a lo largo del set. Vale aclarar que en ciertas partes se notaba una mejoría, pero rápidamente volvían los inconvenientes. “Cash or Clash”, “Man or mouse” y “Black eye” sufrían estas intermitencias.


Nicolás Sarcevic –voz y bajo- trasmitió poco durante la función, algo que tampoco ayudó para ocultar estas deficiencias. Se lo vio poco comunicativo con su gente y con escaso entusiasmo. Los guitarristas Mathias Färm y Erik Ohlsson se esforzaron por levantar un show que ya venía mal encaminado. El pico máximo fue cuando Nicolás quedó solo en el escenario con su acústica, para emocionarnos con “The ballad”.


¿Querías otra cosa, no?


Las aceleradas versiones de clásicos como “Bullion”, “Lozin’ must” y “Mr. Clean” nunca se parecieron a las originales. Por momentos, no solo el sonido irritaba sino también algunas interpretaciones. A pesar de estos problemas, los fans cantaban y pogueaban estos himnos adolescentes.


Luego que pasará uno de los temas más esperados, “No cigar”, la banda dejó sonando un acople durante los minutos que duró el break. Pareciera que ello sirvió para que los suecos volvieran con un sonido más claro, como nunca antes. Interpretaron cuatro bises, entre ellos, “Detox” y “Kemp”. Fueron dejando el escenario de uno, hasta que el último acorde de la noche coincidió con la caída del telón. Este frío final no gustó en el público, ya que esperaba al menos un saludo cordial por parte de la banda.


¿Qué espera un fanático del hardcore melódico cuando se anuncia la llegada de una de las bandas más importantes de la escena? Desea que den un concierto con mucha energía, con un sonido ajustado y preciso, y que los músicos realicen chistes o comenten sonseras. Con la gente de Millencolin nada de ello ocurrió en su máxima esplendor; es decir, el audio nunca llegó a convencer, la actitud no fue la que se imaginaba y la alegría característica jamás se percibió.


Más allá de la desafortunada actuación de los suecos, el festival terminó con saldo positivo. La organización cumplió con todas las alternativas pactadas: tanto las rampas como las 2 pantallas planas para Play Station y los stands estuvieron a la altura de lo anunciado; las buenas instalaciones ayudaron, como así también la cálida temperatura. Esperamos que la movida se repita en el futuro. Pennywise o Descendents se candidatean para ser el próximo plato principal.


Daniel Grosso

Fotos: Fernando Fernández

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP