domingo, 19 de octubre de 2008

Sobreviviendo

Se efectuaron más declaraciones de sobrevientes de Cromañón en las últimas dos semanas del juicio oral. Todas complican la situación del entorno de Callejeros y de Chabán.



El primero en declarar, el lunes 7, fue Maximiliano Chaparro, empleado del hotel lindero a Cromañón. Al iniciarse la catástrofe, estuvo socorriendo a quienes asistieron al show. Y allí es en donde detectó ciertas irregularidades: "Esa noche la puerta de emergencia tendría que haber estado liberada; yo nunca la había visto así, tenía un alambre". Según él, la misma siempre permanecía abierta y en ocasiones, se utilizaba para ingresar desde el hotel a República Cromañón, cuando las autoridades del alojamiento realizaban fiestas en el boliche.


Por otra parte, contó que en el hotel, Omar Chabán y Raúl Villareal se reunían con Alfredo Levy, dueño de Cromañón, para debatir ciertas cuestiones sobre reformas de la acústica. Aunque señaló la idea de Chabán de tapiar con ladrillos unas turbinas que se encargaban de la refrigeración del local como lo más llamativo.


A partir del miércoles 9 y hasta el viernes pasado continuaron las declaraciones de los sobrevivientes. La primera fue Miriam, una señora de 43 años que, entre lo más saliente, dijo ver cómo esa noche del 30 de diciembre, volaban desde el sector VIP hacia abajo, “palitos que, yo deduzco que eran bengalas, por el tamaño y por la forma”. Esta descripción coincide con los interrogatorios previos al juicio, los cuales señalaban que Susana de Fontanet, mamá de Pato, era quién proveía la pirotecnia a los seguidores del grupo.


Dice haber visto a un chico montado en los hombros de otro, con una candela apuntando hacia arriba. Uno de esos fogonazos, quemó la media sombra del techo y allí se inició la tragedia, que se cargó -entre las ciento noventa y cuatro víctimas- con la vida de su hijo y su marido. Ellos tres y una hija más del matrimonio habían concurrido al recital de a Callejeros, esa noche.


En el testimonio de Sergio, de 23 años, quedó constancia de (la falta de) los controles en la entrada, ya que vio como algunas personas pasaban con bengalas entre los pantalones y que adentro, prendían. "Una vez adentro, nadie te revisaba nada".


Respecto a declaraciones anteriores de peritos, que afirmaban que el sistema anti incendios del local no estaban en plenas condiciones, puede decirse que el testimonio de Emilce asevera lo informado: “Ví una manguera colgada de una pared, pero cuando quise utilizarla, alguien me le dijo que no había agua en el tanque”.


Luego, Guillermo contó que en los dos recitales previos al de la tragedia, Villarreal lo dejó pasar gratis, a él y a sus amigos. "Si él te decía que te dejen pasar, pasabas".


Para terminar el resumen, Chabán pidió volver a declarar en las audiencias de noviembre. Su palabra tendrá lugar en las pautadas para el 5, 7 y 9 de ese mes, pero se le advirtió que no se le admitirán sus monólogos cargados de histeria, lo que hizo que le llamaran la atención en sus anteriores exposiciones.


Ezequiel Ruiz

Foto: Vicky Montero

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP