martes, 21 de octubre de 2008

Thrash till death

Los alemanes Destruction se presentaron por segunda vez en nuestro país. En un marco más íntimo que en su debut, y junto a los locales Matan S.A, El Patrón, Opressor y Avernal, llenaron Súper Rock de metal teutón.



Los thrashers están de parabienes. A los pasados shows de Belladona y Sodom, y con la vuelta de Exodus a Buenos Aires pactada para el 26 de noviembre, la noche del 15 de octubre se presentaba como otra oportunidad para disfrutar de un show de thrash metal por parte de Destruction, este trío formado por el gigante Schimer en bajo y voz, Mike Silfinger en guitarra (únicos miembros originales), y Marc Reign en batería.


Como en su anterior visita, el trío alemán ofrendó a los presentes una fuerte descarga de thrash. Se metieron a la gente en el bolsillo desde el primer momento, con una lista de temas cargada de clásicos, y tan solo un tema -“Devolution”- de su último disco.


Así las cosas, se pasearon por varias épocas de su discografía con canciones como “Mad Butcher”, “Thrash till death”, “Tormentor”, “Soul colector”, “Total disaster” y “Bestial invasion”, entre tantos otros, festejadas a pura sacudidas de melenas, cuernitos en alto y cuerpos volando sobre cabezas ajenas durante dos horas.


El sonido en un principio sufrió algunos desperfectos en la guitarra, pero con el paso del show fue acomodándose perfectamente. Esto no le importó demasiado a ninguno de los presentes, quienes optaron por intercambiar sudor con desconocidos en medio del pogo.


Destruction pasó nuevamente por Buenos Aires y no dejó cartuchos por explotar. Brindaron un show más íntimo que en su debut y el saldo es más que positivo, tanto para quienes los vieron por primera vez como para los que repitieron.


Diego Adoue

2 comentarios:

Freak 21 de octubre de 2008, 10:17  

que mierda todo

guus 21 de octubre de 2008, 11:04  

la palabra teutón me hace reir

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP