viernes, 11 de septiembre de 2009

Y giraré para siempre

Él pidió un préstamo de dinero. A cambio, prometió entregarle una novela completa de su autoría en el plazo de un año. De no cumplir, tendría que cederle los derechos de todas sus obras. Magistrales, por cierto.



“El Jugador”, de Fedor Dostoievski, es una novela que posee evidencias autobiográficas, que por ejemplo revelan la propia adicción de este maravilloso escritor ruso a la ruleta. Su clima, asfixiante: un hombre signado por la angustia de su incomprensible condición de ser humano.


“(…) He reunido y releído mis notas – tal vez para convencerme de que no las escribí en un manicomio -. Ahora estoy completamente solo. El otoño se acerca, las hojas se ponen amarillas. Sigo en esta melancólica y pequeña ciudad - ¡qué tristes son las pequeñas ciudades alemanas! – y en lugar de pensar en lo que conviene hacer vivo influenciado por sensaciones todavía calientes en mí, por recuerdos recientes, como un objeto liviano arrastrado por el viento… A veces creo que continúo siendo un juguete del viento y que en cualquier momento una tormenta me empujará, me hará perder el equilibrio, el sentido de la medida, y giraré para siempre, para siempre… Aunque tal vez me detenga en algún sitio si recapacito, lo más precisamente posible, en todo lo que pasó (…)”.

3 comentarios:

Arturo Parrilla 11 de septiembre de 2009, 11:38  

En primer lugar, quiero decir que amo a Fedor. Hecha la aclaración, esta novela no está entre mis preferidas de él; se nota que la escribió a las apuradas, por guita y con la ayuda de la mujer. No obstante, y por supuesto, el magic touch (?) lo demuestra. Este fragmento es muy bonito. Y recuerdo momentos muy cómicos, con la vieja jugando a la ruleta. Lo de juguete del viento lo leí en una tragedia griega, de esas de cuando la literatura era cosa de griegos (?), y si no me equivoco también en una novela de Arlt. Es una muy linda figura.

Sorata 11 de septiembre de 2009, 13:24  

Justo la semana pasada me robé este libro de la biblioteca de mi abuela... Ya leí Crimen y Castigo y Memorias del subsuelo, uno mejor que el otro. Como te trasmite el sentimiento de desesperación, es inigualable.

Dalmi 12 de septiembre de 2009, 12:41  

Si alguna vez lo leen a este, recuerden la descripción que hace el rusito cuando presenta, a los lectores, a la Vieja que menciona Arturito Parrilla, me resultó genial.

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP