viernes, 21 de noviembre de 2008

"No somos dignos"


La buena gacetilla de prensa del lanzamiento del nuevo disco de Andrea Álvarez incluye una crónica de un show de ella que hizo Sergio Marchi. Efectivamente, el texto en cuestión merece difusión.

Ayer ví el mejor show de todo este ciclo Pepsi Music 2008.
Curiosamente, no fue en el escenario principal, ni siquiera en el secundario. Sucedió allí, en el escenario más chico, en la llamada "isla", donde todo es un mar de incomodidades. Justo allí, con todo en contra, Andrea Alvarez entró en combustión espontánea. La vi temprano, probando sonidos, minutos antes de su show, ya con toda la gente. La batería sonaba para el orto, su voz no se escuchaba. No sé como hizo, pero marcó cuatro y no quedó nada: un vendaval rockero despeinó a los desprevenidos peatones.
Siendo ella tan menudita y mujer, provoca gran sorpresa verla al frente con su batería y liderando una música tan visceral, tan potente, tan... rockera. Pero no rockera en el sentido de ahora, sino en el sentido de antes. Y con ese criterio podríamos decir que hace un rock elaborado, con cambios de ritmos, métricas irregulares, y letras de electroshock. La suya es la música que haría una mujer cinco segundos antes de prenderse fuego con kerosene frente a su marido, porque este criticó su milanesa; tiene esa carga de locura.
Los chicos que la acompañan son impresionantes: el violero es muy bueno y el bajista es muy sólido. Y ella, con su pelambre desmadrada y su ropa sadomaso, le pega fuerte, con buen gusto y sentido de la oportunidad. Y cómo canta: parece que ululara.
Si no me lo hubiera impedido seguridad, hubiera ido a saludarla detrás del escenario, y le hubiera dicho, de rodillas y con reverencias: "no somos dignos". Por lejos, el mejor show de todo el Pepsi. Grande, Andreíta...

6 comentarios:

Dalmita 21 de noviembre de 2008, 11:13  

El fragmento resaltado en negrita me parece, básicamente, muy anticuado, por no despacharme con otros calificativos.

Establecer esa relación y pensar que una mujer se prendería fuego con kerosene porque al hombre con el que se ha casado no le gustan sus milanesas, me resulta confuso con la supuesta indignidad que el autor se adjudica, aparentemente.

De todas maneras, beneficio de la duda otorgado, espero haber entendido mal la idea de ese párrafo.

Ahora, agregaría un último comentario: si un marido se queja porque no le gustan las milanesas que le han sido preparados, el kerosene va para él.

flake 21 de noviembre de 2008, 11:34  

Siempre me parecio un pelotudo importante este Marchi, cada vez lo confirmo mas

vincent vega 21 de noviembre de 2008, 12:41  

no hablen mal de Marchi porque se autogooglea y llega a todos lados en donde se hable de él... y no me gustaría que se enoje con nosotros (?)

Dalmi 21 de noviembre de 2008, 14:07  

Seguro nos quema con kerosene...

Agosto 21 de noviembre de 2008, 18:13  

Marchi es un poeta. Yo lo banco a full. No, mentira.

Horacio 1 de diciembre de 2008, 13:06  

yo recuerdo leer (y guardar) sus notas en el sí de clarín del año 1989, tenía una página llamada "grandes valores del rock", gracias a él me enteré de que Jimi Hendrix y Led Zeppelin eran grosos. Y bueno, por ahi le vio el afro parecido al de Jimi a Andre.

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP