lunes, 5 de enero de 2009

Ese tango sensible


Mis primeros contactos con el rock, de los que tenga recuerdo, son los discos de vinilo de mi viejo, que tenía la edición inglesa del "Albúm Blanco" de Los Beatles, "Animals" y "Meddle" de Pink Floyd y algunos de Jethro Tull entre otros.


Sin embargo, mi primer recuerdo sonoro es “Adios Nonino” de Astor Piazzolla. Tengo la imagen de mi viejo sentado, reflexivo mientras salía la melodía del tocadiscos. Tal vez, el hecho de que estuviésemos tan lejos de Argentina, extrañando y sufriendo el desarraigo, hacía que esa canción sea mas triste y melancólica de lo que es por sí sola.


En ese momento no comprendía la carga emotiva del tema por mi corta edad, pero cuando hoy lo escucho y vuelvo en el tiempo, comprendo las reacciones de mi viejo. Me genera una profunda admiración un tipo que con una canción puede hacer sentir tantas cosas profundas y que indudablemente llega y cala hondo con cada nota.


Después, investigando sobre el génesis de la pieza, comprendí por qué genera tanto. "Adiós Nonino" fue compuesta hacia 1959, cuando Astor andaba de gira por Centroamérica. Ahí recibió la noticia de la imprevista muerte de su padre, don Vicente Piazzolla, al que apodaban "Nonino".


En un momento de profunda tristeza, de angustias económicas (puesto que su viaje al Norte había significado un fracaso, como fracaso también resultó su intento de imponer el jazz-tango), se sumaba ahora la desaparición de su padre, allá lejos, en Argentina. Entonces, escribió "Adiós Nonino"; bajo la presión de semejante estado de ánimo brotaron espontáneamente las inmortales notas.


El llanto contenido y el dolor del hijo, a tanta distancia, se manifestó en ese triste y acongojado pasaje. Sin lágrimas, lloró esa noche, pero a través de su arte. Y dejó para la historia de la música argentina una de sus más lindas e inmortales canciones. Y como dijo una vez mi viejo hablando de Piazzolla: “Fue un revolucionario de la música y su única arma era el bandoneón”.


A continuación, el video de "Adios Nonino" en vivo, en el Festival Internacional de Jazz de Montreal en 1984.



2 comentarios:

obras 5 de enero de 2009, 14:44  

Piazzolla es groso porque te emociona sin necesidad de palabras. Sólo con música.

Vincent Vega 6 de enero de 2009, 17:49  

cómo me relaja la música de Piazzolla... era un genio.

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP