sábado, 27 de junio de 2009

"Vi eso, enorme, sacudiéndose pesadamente"


En el cuento "Sombras sobre vidrio esmerilado", incluído en el libro "Unidad de lugar" de 1967, Juan José Saer (foto) escribe en primera persona como la poetisa Adelina Flores. En un fragmento del texto --en el que ella compone un soneto mientras registra lo que sucede cerca, medita sobre diferentes cuestiones y recuerda diversos sucesos--, Adelina rememora la tarde en la que descubrió a su hermana Susana y su cuñado Leopoldo teniendo sexo, en un parque:

Los vi, claramente: él estaba echado sobre ella y tenía el traje de baño más debajo de las rodillas. La parte de su cuerpo que yo no había visto nunca era blanca, lechosa, y a mí se me ocurrió lisa y la idea de tocarla alguna vez me revolvió el estómago. En ese momento se oyó un crujido en la maleza y Leopoldo se paró de un salto, dejando ver enteramente a Susana que había dejado correr los breteles de su traje de baño y había sacado los brazos por entre ellos de modo tal que el traje de baño había bajado hasta el vientre. Yo conocía ya esas partes del cuerpo de Susana que no estaban tostadas, las había visto muchas veces. Pero cuando Leopoldo saltó, dificultosamente, con el traje de baño más abajo de la rodilla, se volvió en dirección en que yo estaba, por pudor, ya que el ruido se había oído en dirección contraria al lugar donde yo estaba. Vi eso, enorme, sacudiéndose pesadamente, desde un matorral de pelo oscuro; lo he visto otras veces en caballos, pero no balanceándose en dirección a mí. Fue un segundo, porque Leopoldo se subió en seguida el traje de baño y se sentó rápidamente frente a Susana.

2 comentarios:

Vicky 30 de junio de 2009, 0:28  

Que buena descripci{on. Yo veo a alguno de mis hermanos teniendo sexo y me mato.

Ruibal 30 de junio de 2009, 22:40  

Creo que sería todavía más complicado si, en lugar de Adelina, fuera el propio Saer, con esa cara de la foto, el que apareciera inesperadamente.

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP