martes, 29 de septiembre de 2009

No se metan con Kurt


Hace escasos días, en la página oficial de Foo Fighters (la banda liderada por el ex Nirvana Dave Grohl) apareció este post en el que Dave junto con Krist, bajista del legendario trío de Seattle, se despachan contra la empresa creadora del ahora súper famoso videojuego Guitar Hero por el uso indiscriminado de la imagen del cantante y guitarrista Kurt Cobain, uniéndose así a su viuda Courtney Love, quien también ha entrado en disputas con la empresa Activision por la utilización sin autorización de la imagen de su marido (a pesar de que la empresa afirma tener el permiso firmado por Courtney para que el personaje de Cobain estuviera plenamente disponible en el juego).



El aviso reza:



Este es un comunicado en referencia a Nirvana, Guitar Hero y el disgusto del último Kurt Cobain.


Queremos que la gente sepa que estamos decepcionados en la manera en que la imagen de Kurt es usada en el videojuego Guitar Hero.


Si bien estábamos al tanto de que la imagen de Kurt está siendo usada con dos canciones de Nirvana, no sabíamos que los jugadores tenían la habilidad de desbloquear el personaje. Esta función permite usar al personaje con cualquier canción que el jugador desee. Le pedimos urgentemente a Activision que haga correctamente las cosas y “re-bloquee” el personaje de Kurt para que esto no continúe en el futuro.


Es duro ver una imagen de Kurt haciendo la mímica de la música otros artistas también caricaturizados. Kurt Cobain escribió canciones que contienen gran cantidad de sentido para muchas personas en todo el mundo. Nosotros sentimos que se merece algo mejor.


Krist Novoselic y Dave Grohl



Para ver la versión en inglés del comunicado, visitar la página oficial de Foo Fighters

jueves, 24 de septiembre de 2009

Megadeth o Metallica, según Mustaine



Si hay algo que no falta son las comparaciones entre Megadeth y Metallica, pero lo usual es que las mismas vengan de parte del público o el periodismo. En este caso, en cambio, el que contrapuso los últimos discos de ambas bandas, "Endgame" y "Death Magnetic", respectivamente, fue el propio Dave Mustaine.

Recientemente, en un reportaje, el cantante y guitarrista de Megadeth arrancó hablando de lo propio así: "El disco está siendo un éxito. Incluso lo reconocen en lugares donde antes nos odiaban. Además me enteré que en una influyente revista de Inglaterra una de las personas que trabaja ahí dijo que Megadeth le parece mejor que Metallica. Yo dije: `Por Dios, lo único que falta es que amanezca teniendo 16 años de nuevo y con una chica hermosa en la cama´.

Y, después, finalizó su comentario de este modo: "Mi disco me parece mejor que el de Metallica. Y eso no significa que los esté desmereciendo, solamente te digo lo que siento. Sé que ellos sacaron muchos discos que son mejores de los que yo hice. Pero no todo. Y no te hablo del material que compusimos juntos".

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Malkmus en El Acople

Vuelve Pavement, para alegría los corazones rockeros que sintonizan el indie en la frecuencia del sello Matador. Diez años después de su último concierto, volverán en una gira que comenzará durante la segunda mitad de 2010. Hasta ahí, la actualidad.


El quinteto californiano nunca dio recitales en nuestro país, pero su líder, el talentoso Stephen Malkmus estuvo de visita, dos veces, por nuestro país, hace algún tiempo. Y El Acople estuvo allí, como siempre, en ambas ocasiones.

En algún momento del lunes 29 de abril de 2002, se publicó una nota de Julián Elencwajg acerca del concierto que Malkmus (junto a The Jicks, grupo que lo acompañaba en ese momento) había dado tres días antes en el cálido Unione e Benevolenza. En ella, el redactor celebró el evento, en contraposición a "un año muy pobre en visitas". La cobertura completa, acá.

Poco más de dos años después, más precisamente el 28 de octubre de 2004, fueron colgados dos textos distintas sobre un mismo show: Stephen había tocado el sábado anterior en La Trastienda y Juan Manuel Strassburger y Fernando Graneros dieron sendos puntos de vista.

Juan Manuel cerró con la siguiente observación: "(...) las amigables melodías de Malkmus llevaron a que muchos terminaran la noche cantando. Esta vez, sobre las agridulces alternativas de una vida ordenada en el caso de que 'fuera posible sentar cabeza'". Reinvidicamos estas últimas palabras, esperando que así también sea este esperado regreso.

jueves, 17 de septiembre de 2009

Fallido top five "Después de ver"

En la edición de El Acople se recibió muy bien el primer disco de La Franela, "Después de ver". Y Augusto Do Santos y Cristian Seligmann se propusieron hacer a dúo el top five del álbum para esta sección del blog de la página.


La tarea arrancó bien: al final de las seleccionadas, "Lo que me mata". Luego "Pasarás" y después "Akanakena". El problema, que terminó en dilema, surgió cuando hubo que elegir a la mejor: por su parte, Do Santos se quedó con "Llega al tren" y Seligmann, en cambio, con "Todos los vientos".

Rápidamente, podría entenderse que estos dos temas son tan buenos que es comprensible que no haya uno claramente mejor. Otra lectura, más dura y de seguro más atinada, puede afirmar que la edición de El Acople demuestra que sus limitadas aptitudes no bastan siquiera para realizar un top five.

martes, 15 de septiembre de 2009

Las fotos de Vicky



Cruzamos la isla de este a oeste y de sur a norte. Era nuestra primera vez en la ciudad y queríamos ver absolutamente todo. O al menos todo lo que nuestras piernas nos permitieran. Nos encontramos con la dicotomía de estar en una ciudad nueva, pero a la vez reconocible en muchos aspectos; había un guiño en cada esquina.

Caminamos tarareando a Frank Sinatra y a través de la siempre-abierta línea de subte, confirmamos que verdaderamente esa ciudad nunca dormía.
Alguna que otra canción nos había advertido que las luces cegaban y Times Square dio buena fe de esto. El edificio Dakota me recordó la tragedia y unos mosaicos a un costado del Central Park pedían un poco de imaginación. Pero faltaba algo; sabíamos que aún nos restaba encontrar ese lugar del que tanto habíamos leído a través de historias y biografías. Reconocimos "Forest Hills" en el mapa con la certeza de que ese suburbio guardaba un tesoro especial. Y seguimos buscando.

Un mapa impreso con algunas anotaciones a mano nos ayudó en la tarea de llegar al mítico lugar. Zigzagueando de sur a norte, entre manteles rojos y blancos atravesamos el barrio italiano. Cada vez faltaba menos. Doblamos a la derecha y llegamos a Bowery, esa avenida doble mano que esperábamos encontrar.
Buscábamos los carteles, algún signo, íbamos y veníamos, mirábamos incrédulos el mapa una y otra vez. Creíamos estar en la calle adecuada, a la altura exacta. Pero nuestros ojos eran testigos de un panorama que nos decía lo contrario. Un toldo negro y una vidriera que poco tenía que ver con lo que buscábamos nos miraba desafiante.

La ciudad correcta, incluso el punto preciso de latitud y longitud. Pero ese lugar ya no estaba allí. Estábamos en Nueva York, pero el CBGB ya no se dejaba ver, orgulloso de haber sido protagonista de los primeros años de gloria de una de las bandas sonoras de nuestra vida.
Habíamos crecido.

Y con esa ausencia vino la desilusión. El CBGB no estaba allí, Los Ramones ya no tocaban en vivo, e incluso muchos de sus integrantes ya no respiraban nuestro mismo aire ni recibían los mismos rayos de sol que nosotros. Pero algo de esa magia debía estar por esas paredes. Tanta energía no podía desvanecerse de golpe.

Desilusionados, cabizbajos, subimos por esa misma calle. El tiempo había pasado. "Ya nada es lo que era", dice Ismael Serrano. Pero de golpe, te encontrás con una luz de esperanza.

"¡Mirá el cartel de ahí enfrente!" me dijo mi hermano, emocionado. Cuando levanté la cabeza y leí ese nombre, volvió la ilusión. Volvieron los recuerdos de 10 años atrás y más, escuchando esos discos incansablemente y a todo volumen.

Ese cartel, ubicado en esa esquina, no significó para nosotros solamente un merecido homenaje. También entendimos que, a veces y por un rato, podemos volver a ser los que fuimos y hasta emocionarnos por las mismas cosas.

Y así, recuperando el espíritu adolescente por un momento, esa vez seguimos caminando mientras entonábamos las estrofas de "Poison Heart".




viernes, 11 de septiembre de 2009

Y giraré para siempre

Él pidió un préstamo de dinero. A cambio, prometió entregarle una novela completa de su autoría en el plazo de un año. De no cumplir, tendría que cederle los derechos de todas sus obras. Magistrales, por cierto.



“El Jugador”, de Fedor Dostoievski, es una novela que posee evidencias autobiográficas, que por ejemplo revelan la propia adicción de este maravilloso escritor ruso a la ruleta. Su clima, asfixiante: un hombre signado por la angustia de su incomprensible condición de ser humano.


“(…) He reunido y releído mis notas – tal vez para convencerme de que no las escribí en un manicomio -. Ahora estoy completamente solo. El otoño se acerca, las hojas se ponen amarillas. Sigo en esta melancólica y pequeña ciudad - ¡qué tristes son las pequeñas ciudades alemanas! – y en lugar de pensar en lo que conviene hacer vivo influenciado por sensaciones todavía calientes en mí, por recuerdos recientes, como un objeto liviano arrastrado por el viento… A veces creo que continúo siendo un juguete del viento y que en cualquier momento una tormenta me empujará, me hará perder el equilibrio, el sentido de la medida, y giraré para siempre, para siempre… Aunque tal vez me detenga en algún sitio si recapacito, lo más precisamente posible, en todo lo que pasó (…)”.

viernes, 4 de septiembre de 2009

¡Que vivan los novios!

Ayer al mediodía, según publicó Perfil, Gisella Marziotta se casó en secreto con Ramiro Cerezo, cantante de Pier. Se comprueba ahora que ella es una persona sincera, al recodar la entrevista en la que declaró "No busco nada en particular en los hombres. En realidad, no me doy cuenta. No me fijo con mucha atención, ni busco defectos".

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP