lunes, 31 de agosto de 2009

El arte del buen comer

Vuelve la sección que es la mismísima envidia de Choly Berreteaga, esta vez, de la mano de un clásico argentino.



Fácil, rico y rendidor. Ideal para solteros y solteras que cuentan con un pequeño freezer y una vida agitada. Y si no tenés nada de eso, no te preocupes. Para vos también es la receta de hoy: invitas a tus amigos, que seguramente te lo agradecerán con un rico vino tinto.



Hoy, en el “Arte del buen comer”: empanadas de carne.



Cualquier cosa adentro de un pan es rica, seamos honestos. Una porción de queso, una presa de pollo, embutidos, verduras y hasta el genial dulce de leche.


Pero en este caso, además del sabor, contamos con la venerada ventaja de la practicidad. Llegás a tu casa después de trabajar, estudiar, jugar al fútbol, ir a la peluquería, recorrer el parque Rivadavia en busca de un libro o de los olvidados discos, de visitar a un amigo que se acaba de mudar, y te hiciste un huequito para ir al chino amigo y hacer las compras.



En la bolsa te trajiste:


20 tapas para empanadas (hojaldradas o criollas, las que más te gusten)


1 cebolla grande (o dos medianas)


½ morrón (el verde queda bien, si el bolsillo no te alcanza para gastar la barbaridad que sale el rojo)


1 kg de carne picada (con 700/800grs. también andás genial)


Sal, pimienta, ají molido


Un chorrito de aceite


Extra: Aceitunas (si te gustan y querés agregarlas al relleno, la recomendación de la casa es que las compres en tu verdulería amiga. Una bolsita: $2)



Y entonces, hacés lo siguiente:



Picás la cebolla y el morrón. Bien picadito eh. Sartén al fuego con ese chorrito de aceite, y salteás todo a fuego lento, muy lento, hasta que la cebolla quede como transparente y el morroncito blandito. Listo. Retirar y colocar en un gran bol (sí, claro, podés usar la ensaladera también).


Volvés la sartén al fuego, tal como está, y a fuego moderado, dorás la carne picada hasta que se cocine por completo (no deben quedar rastros rosáceos). Retirás de la hornalla y mezclás la carne ya cocida con la cebolla y el morrón que habías separado.


Sal, pimienta, ají molido (y si te gusta algún otro condimento, ¡adelante mi valiente!). Es el momento de las aceitunas.


Dejás enfriar y rellenás las tapas para empanadas. Si no te sale el repulgue, no te aflijas. Nos pasa a todos. Inventate uno o recurrí al siempre salvador tenedor.


Un rato de frío antes de cocinar, ¡y al horno!


Y si tenés freezer, haceme caso, guardalas entre separadores y congelalas. Cuando las quieras comer, van directo al horno, sin escalas. Te salvan.



Y para acompañar este regreso, otro que vuelve (el 23 de octubre en el Estadio de Vélez Sarsfield). Clásico argentino si los hay, en uno de sus momentos más polémicos: su más reciente lanzamiento.


Que los disfruten o lo discutan.



Charly García
, “Deberías saber porqué” – 2009


jueves, 27 de agosto de 2009

El nombre

Ayer publicamos entrevistas a algunas de las bandas que tocarán en el próximo Festipulenta. A la hora de redactar y editar hasta darle forma a un texto, muchas respuestas de estos grupos -que se prestaron con buena onda y predisposición- se pierden en la nada; por cuestiones de espacio o concepto no llegan a la nota terminada y por ende, nunca nadie las puede leer. Pero de esos outtakes rescato este, una respuesta de Migue, el guitarrista y cantante de La Ola que quería ser Chau, cuando le consulté las razones del nombre de su banda.




“Al principio fue una idea que me daba vueltas en la cabeza que tenía que ver con varias cosas juntas que andaba pensando o sintiendo por esas épocas (año 2004), simplificadas en una frase simpática: era y es como un cuento que no terminé de escribir, algo que me hacía sentir bien. Además de ser medio absurdo y hasta quizás, de movida, carecer de sentido, tiene como varias cosas ahí; aparte del (h)ola y chau, hay un poco de dualidad y una felicidad medio resignada. Es como una ola que quería ser ola. En su ciclo vital una ola nace, sube (con la cresta bien a tope) y rompe. Ahí es un poco como que saluda y se despide. Yo me sentía como una ola re manija que nunca rompía. Imaginate una ola que está ahí con toda la energía, como quedada en el tiempo o trabada en algo, medio eterna y que nunca rompe. ¿Para qué carajo es ola?"

"Era como una metáfora que hablaba un poco de eso: yo quería hacer un montón de cosas por esos tiempos y por alguna razón no podía, casi siempre me quedaba con la leche. Me sentía con mucha energía pero no sabía bien para dónde llevarla, o no encontraba una forma de canalizarla, que me relajara o me hiciera bajar un poco. Algo de ansiedad y mucha mente, poca practicidad; nunca hice mucho con el cuerpo y siempre se me ocurrieron muchas pelotudeces. Se complica la fórmula. Por eso es como decir la ola que quería ser ola, en realidad, de ahí también el jueguito. Quería sentirme un poco más satisfecho, un poco más útil, saberme algún truco de magia, servirme para algo, no sé. Pero empezaron a salir canciones… y bueno, joya."

"Cuando pude empezar a grabarlas en 2006 y me hice un Purevolume, no dudé en usar ese nombre. No porque lo súper amara -ya habían pasado dos años-, pero me gustaba, me quedaba cómodo. A fines del 2007 y durante el 2008 hubo bastantes tocadas de La Ola en formato guitarra-Miguel y alguna que otra con algún amigo invitado. Algunas fueron un auto boicot suicida y otras, momentos de chaboncito tocando la criolla, tranqui."

"A fines del año pasado, empecé a tener ganas de armar las canciones en formato eléctrico/banda, con batería, globos, papel picado y toda la movida. Me junté con Marina (además de ser amigos, tocamos juntos en Maldito Maniquí, una banda que existió entre 2006 y 2008) para empezar a grabarlas en su casa. Empezamos con “Cariñito”. Ella grabó la batería y yo el resto. La idea era ir grabando varias para tenerlas e ir armando la banda. Enseguida se fue dando todo con mucha buena onda entre nosotros y al ratito se prendió otro hermano y amigazo, Nico, que tocaba la guitarra hasta hace un año en Tengo un grupo musical. Además, ya habíamos compartido muchas fechas y lindos momentos, tiempo atrás."

"Y así quedó, entonces, armada la banda, y quedó el nombre. Es medio largo e hinchapelotas, pero así es".

miércoles, 19 de agosto de 2009

Rueda de chimentos

Nuevo round en la pelea entre dos ex compañeros de banda nacional de gran popularidad. En este caso, la batalla fue por un músico que, al igual que ellos, fue parte en la última etapa de aquel grupo que integraron juntos durante veinte años. En un primer momento, este disputado músico se integró al proyecto de uno de los dos contricantes pero, recientemente, el otro hizo valer su mayor billetera y se lo quitó.

miércoles, 12 de agosto de 2009

Rastas de peluquería


VULK EYE
WEAR
En Optiferia-Expo Óptica 2009

La marca se lanzara simultáneamente en Argentina, México, Brasil y España. Dentro de su completa colección se destacan sus alianzas con el mundo del rock internacional.

En esta primera etapa Vulk Eyewear presenta BRITISH COLLECTION, con 2 modelos exclusivos para la banda de punk rock Sex Pistols, formada en Londres en 1975.

A nivel nacional Vulk selecciono a Alika para diseñar su primer modelo exclusivo y ser una de las imágenes de la campaña verano 2010 junto a Mecha Iñigo (VJ MTV Latinoamérica).


Y vos enojada con Babylon, con la cantidad de posibilidades que te da...


No estás en
Jamaica
te quiero ver fumando un porro en Etiopía

lunes, 10 de agosto de 2009

Parecidos


Dan DeLeo, violero de StoneTemple Pilots, y Carlos "Chiquito" Bossio, ex arquero de Lanús.

Aporte de Nikki Sixx.

martes, 4 de agosto de 2009

AC DC vino a la Argentina AYER!



Y, como cada lunes, media redacción jugando al fútbol...
Nos perdimos la cobertura del año (?)

Vos, ¿estuviste ahí?

(Click en la imagen para agrandar)

lunes, 3 de agosto de 2009

De fichas y tableros

No claro, ya no le interesa a nadie, esta juventud de ahora tiki tiki a los jueguitos electrónicos y dale que dale como zombies solitarios mirando la televisión con el mundo cayéndose a sus espaldas... Nunca vivieron lo lindo que era juntarse todos alrededor de la mesa, abrir esa desvencijada caja de cartón y empezar a sacar, una por una, cada fichita, buscando en los rincones para que no se perdiera ninguna, aunque eso fuera inevitable.

Y abrir el tablero, y que yo juego con el azul, y que a quién le toca empezar, que tirá los dados, que no vale porque se me fue al piso y tiro de nuevo, que no, que ya te había salido un uno y ahora te jodés y empiezo yo, que no era así, que agarrá el reglamento y leé, vas a ver que si contesto mal tengo otra chance. Que yo ya jugué miles de veces y me lo sé de memoria.

De fondo habías puesto un disco que ya se repetía incansablemente pero nadie tiene ganas de levantarse a cambiarlo. O mejor dicho, ya nadie lo escucha. Y siempre tu pregunta es la más difícil, los dados están en tu contra, el reloj de arena cae más rápido cuando es tu turno y tu misión es la más complicada de todas. Y claro, te tocaron unos países muy malos.

Y así, entre risas y discusiones, te pasabas toda una tarde jugando y viendo cómo ganarle al de al lado, o al de enfrente, o al que te había ganado la vez pasada, o te había robado las últimas galletitas de la mesa.

Y que no dejen todo tirado che, ayúdenme a guardar que vamos a querer jugar de nuevo y si se me pierden las fichitas, sonamos.





  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP