sábado, 27 de junio de 2009

"Vi eso, enorme, sacudiéndose pesadamente"


En el cuento "Sombras sobre vidrio esmerilado", incluído en el libro "Unidad de lugar" de 1967, Juan José Saer (foto) escribe en primera persona como la poetisa Adelina Flores. En un fragmento del texto --en el que ella compone un soneto mientras registra lo que sucede cerca, medita sobre diferentes cuestiones y recuerda diversos sucesos--, Adelina rememora la tarde en la que descubrió a su hermana Susana y su cuñado Leopoldo teniendo sexo, en un parque:

Los vi, claramente: él estaba echado sobre ella y tenía el traje de baño más debajo de las rodillas. La parte de su cuerpo que yo no había visto nunca era blanca, lechosa, y a mí se me ocurrió lisa y la idea de tocarla alguna vez me revolvió el estómago. En ese momento se oyó un crujido en la maleza y Leopoldo se paró de un salto, dejando ver enteramente a Susana que había dejado correr los breteles de su traje de baño y había sacado los brazos por entre ellos de modo tal que el traje de baño había bajado hasta el vientre. Yo conocía ya esas partes del cuerpo de Susana que no estaban tostadas, las había visto muchas veces. Pero cuando Leopoldo saltó, dificultosamente, con el traje de baño más abajo de la rodilla, se volvió en dirección en que yo estaba, por pudor, ya que el ruido se había oído en dirección contraria al lugar donde yo estaba. Vi eso, enorme, sacudiéndose pesadamente, desde un matorral de pelo oscuro; lo he visto otras veces en caballos, pero no balanceándose en dirección a mí. Fue un segundo, porque Leopoldo se subió en seguida el traje de baño y se sentó rápidamente frente a Susana.

viernes, 19 de junio de 2009

El llanto de Beto

Con Beto charlábamos de rock, mientras tomábamos cerveza sentados sobre el cordón de una vereda de San Telmo, en verano, en ese tiempo en el que no trabajábamos y lo único que nos dolía era el verano, el viaje hasta ese punto de encuentro, la transpiración vejatoria. Ahí, a metros de esa misma esquina en la que Chayanne grabó el video de una canción, frente a un boliche de tango; ahí también se filmaron publicidades y, en una ocasión, comimos parte del abundante almuerzo que había para actores, extras y demás. Lo mangueamos y nos salió bien. Algo nos salió bien, a fin de cuentas.

La cuestión es que él me contó más de una vez algo que le pasaba y que yo no comprendía; pensaba que no estaba bien, pero por supuesto no se lo decía, porque lo respetaba y no quería herirlo. Él lloraba en los recitales. Se emocionaba tanto con esa canción, en ese momento de la noche, en ese momento de su vida, que aunque hiciera fuerza no podía sino llorar. Con Los Redondos era fija el llanto, me contaba; cuando sonaba "Un ángel para tu soledad", ah..., lo mataba y lloraba, lloraba. Nunca lo entendí; no era para tanto, me decía entonces. Pero había que verlo contarlo, con esa manera tan tierna y apasionada suya.

Fue un sábado, precisamente el 29 de noviembre de 2008, muchos años después de aquellos momentos en San Telmo. Ese día, en Colegiales, tocó El Vuelto. Anteriormente, siempre que lo vi al Bocha luego de lo que pasó con Las Pelotas lo encontré mal, flaco de más, con la mirada y los pensamientos perdidos. Y yo quería verlo bien, como de costumbre cuando lo íbamos a ver en los recitales. Y ese día, esa noche, en Colegiales, cuando apareció sobre el escenario y se puso a cantar y bailar "Hola, ¿qué tal?" y después se dejó poseer y nos poseyó por "Muchos mitos" y luego descontroló y descontrolamos en "Escaleras"... en ese momento de la noche, en ese momento de mi vida, aunque hice fuerza no pude evitar llorar, por la emoción y la alegría de ver bien, contento a ese loco al que quise como si fuese un amigo.

Fue un sábado, precisamente el 29 de noviembre de 2008, muchos años después de aquellos momentos en San Telmo, que entendí a Beto.

viernes, 12 de junio de 2009

¿Quién lo dijo?

"Le agradezco a Dios poder vivir de la música y no ser un fracasado que opine mal de alguien después de leer una nota."

La respuesta, acá.

lunes, 8 de junio de 2009

El Cofre


The Rolling Stones - Estadio River Plate - 12 de febrero de 1995

Not Fade Away
Tumbling Dice
You Got Me Rocking
It’s All Over Now
Live With Me
Sparks Will Fly
Satisfaction
Out Of Tears
Angie
Rock And A Hard Place
Midnight Rambler
I Go Wild
Miss You
Honky Tonk Women
Before They Make Me Run
Slipping Away
Sympathy For The Devil
Monkey Man
Street Fighting man
Start Me Up
It’s Only Rock’N’Roll
Brown Sugar
Jumping Jack Flash


martes, 2 de junio de 2009

"Oasis y Blur tienen miedo de tocar con nosotros"

En una canción nueva dicen que lo dan todo por arrancar una sonrisa. ¿Esa es su motivación actual?
Madness no tiene un plan de dominación global: solo queremos pasarlo bien. Es gracioso: Oasis nos invitaron a tocar con ellos y ahora dicen que no nos quieren de teloneros porque los echaríamos del escenario.

Quizá se han enterado de que Madness son unos ídolos de Blur.
Quizá, pero este verano Blur tocan en el festival de Glastonbury y también han intentado que no actuemos en el mismo escenario que ellos, así que me temo que todo tiene más que ver con que les damos miedo.

Graham McPherson, cantante de Madness, en una nota a El Periódico de Catalunya, con motivo del festejo de los 30 años de la banda.

Nota completa acá.

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP