jueves, 26 de febrero de 2009

Hay cosas, compañero


Hacia 1932, Carlos Gardel, junto a Alfredo Le Pera y Mario Battistela, creó el tango "Me da pena confesarlo" para la película "Esperame", que por cierto lo tuvo de protagonista, junto a Goyita Herrero, Jaime Devesa y Lolita Benavente entre otros.





Sesenta y seis años después, Almafuerte publicó el disco en vivo "Profeta en su tierra", que entre otras piezas incluye, precisamente, su versión de "Me da pena confesarlo".





Además de la invitación a oír ambas versiones, se muestra a continuación la letra de la obra:

Me da pena confesarlo

Nace el hombre en este mundo
remanyao por el destino
y prosigue su camino
muy confiado del rigor
sin pensar que la inclemencia
de la vida sin amor
va enredando su existencia
en los tientos del dolor

Pero llega que un momento
se da cuenta de su suerte
y se amarga hasta la muerte
sin tener ya salvación
pues comprende que la vida
fue tan sólo un metejón
al perder la fe querida
de su pobre corazón

Me da pena confesarlo
pero es triste qué canejo
el venirse tan abajo
derrotao y para viejo
no es de hombre lamentarse
pero al ver cómo me alejo
sin poderlo remediar
yo lloro sin querer llorar

Si no fuera que el recuerdo
de mi madre tan querida
me acollara en esta vida
con sentida devoción
no era yo quien aguantaba
esta triste situación
ni el que así se contemplaba
sin abrirse el corazón

Pero hay cosas, compañero
que ninguno las comprende
uno a veces se defiende
del dolor para vivir
como aquel que haciendo alarde
de coraje en el sufrir
no se mata de cobarde
por temor de no morir.

martes, 24 de febrero de 2009

El Cofre


Queen of the stone age - Cemento - 14 de febrero de 2001

jueves, 19 de febrero de 2009

Influencias

“Yo no conocía mucho al personaje del Che Guevara. Crecí hasta los 13 años en Puerto Rico, que es lo mismo que crecer en Estados Unidos, y allí el Che era un tipo satanizado, malo. La primera vez que escuché su nombre fue al oír una canción de los Rolling Stones, `Indian Girl´, del álbum `Emotional Rescue´”.


Así habló actor Benicio del Toro, en el Festival de Cannes 2008, cuando presentó “Che: El Argentino”, la primera de las dos películas en las que interpreta al guerrillero nacido en Rosario.


Como dijo Solari en la batería de entrevistas que concedió cuando editó “El tesoro de los inocentes (Bingo Fuel)”: Por supuesto que una canción no cambia el mundo, pero hubo canciones que cambiaron mi mirada del mundo”.


“Indian Girl” (M. Jagger/ K. Richards)

de “Emotional Rescue” (1980)


Little indian girl, where is your mama?
Little indian girl, where is your papa?
He’s fighting in the war in the streets of Masaya
All the children were dead, except for the girl who said
Please mister gringo, please find my father
Lesson number one that you learn while you’re young
Life just goes on and on getting harder and harder
Little indian girl, from Nueva, Granada
Little indian girl, from Nueva, Granada
Yes, I saw them today. its a sight I would say
They’re shooting down planes with their m-16 and with laughter

Ma says there’s no food, there’s nothing left in the larder
Last piece of meat was eaten by the soldiers that raped her
All the children were dead, except for the girl who said
Please mister gringo, please find my father
Lesson number one that you learn while you’re young
Life just goes on and on getting harder and harder
Life just goes on and on getting harder and harder
Little indian girl, from Nueva, Granada
Yes, I saw them today. its a sight I would say
They’re shooting down planes with their m-16 and with laughter

[Recitado Final]


Mr. gringo, my father he aint no che Guevara (mi padre no es el Che Guevara)
And he’s fighting the war on the streets of Masaya
Little indian girl where is your father?
Little indian girl where is your momma?
They’re fighting for Mr. Castro in the streets of Angola



¿Podes mencionar una canción que haya cambiado tu mirada del mundo?

martes, 17 de febrero de 2009

"Aunque estés mudo, cantás igual"


En una entrevista, realizada por Daniel Jimenez para Rolling Stone, Fidel Nadal se refirió a la cuestión de lo que representa tocar en vivo:

Fidel ya terminó el té, afuera el calor no afloja e "International Love" comienza su segunda vuelta desde un equipo de música escondido en uno de los cuartos de la oficina. Atesora la taza y mueve suavemente las manos cuando quiere remarcar un concepto. Luce como un tótem jamaiquino, sereno y en estado de gracia. Sólo levanta la voz cuando la idea que masculla lo motiva y se dispara hacia adelante en un movimiento de vaivén pendular. Asegura sentirse atraído por el estudio de grabación, un lugar que le permite liberar su costado más lúdico, hasta que se detiene en la actuación. El cubil desnudo donde el artista se juega la vida y la celebra, con la íntima sensación de saber que siempre puede ser el último show. Por primera vez en toda la entrevista, sus ojos de niño inquieto se encienden como pequeños fuegos.

"En un show, la gente quiere algo más, porque el disco lo tiene en la casa. No es lo mismo mandar un mail o una carta que llegar en persona. La gente quiere que transpires la camiseta y que pongas lo mejor de vos. No es: «Hola, vine, hice lo que tenía que hacer, me voy». La gente espera que dejes entrever algo más de vos, que te caigas del personaje, que muestres algo más humano. Pero también quiere que las cosas salgan bien, que todo suene bien. No te digo que el público sea un músico más, pero… sí. Porque si están como en el cine, en silencio, sentados y sin hacer mucho ruido, a mí me tira para abajo. Pero si la gente está al mango, cantando y saltando, aunque estés mudo, cantás igual".

jueves, 12 de febrero de 2009

Que la gente se enamore de mi voz

Los Auténticos Decadentes tocaron en una fiesta del canal Quiero Música En Mi Idioma (!), emisora en la que Bebe Contepomi lleva adelante el programa "Vivo Rock".

En esa ocasión, el grupo contó con la destacada participación del conductor, que mostró sus dotes de frontman de la siguiente manera:


martes, 10 de febrero de 2009

El arte del buen comer


El verano es la estación más elegida para tomarse vacaciones por los habitantes de este país. Los más organizados planean este esperadísimo momento con varios meses de anticipación mientras que otros, no tan afortunados, tratan de imaginarse cómo hacer para sobrevivir a las altas temperaturas que el asfalto citadino nos regala año a año.

Mientras algunos eligen las montañas del sur o las sierras cordobesas, otros prefieren el acogedor clima del norte y, por qué no, cruzar alguna frontera. La que tampoco nunca falta es la playa. En fin, hay tantos destinos como viajantes que se propongan a transitarlos. Pero no queremos olvidarnos de aquellos que, lamentablemente, no cuentan con la hermosa fortuna de poder viajar y deben rebuscárselas para que el verano no los pase por encima.


Es por eso que en esta edición de “El arte del buen comer” les proponemos unas recetas bien refrescantes, para que las preparen, salgan al balcón o la vereda, inviten a algún vecino y, aunque sea por unos momentos, puedan sentir una brisa tropical y relajante que les permita empezar bien el día.


Hoy: ¡LICUADOS!

Aquí van algunas ideas innovadoras (?) para preparar distintos licuados de frutas, con leche o agua, según el gusto de cada uno. Con estas cantidades saldrá un vaso bien grande.


Multifruta

Manzana 1

Ciruela 1

Banana 1/2

Agua o leche 1 vaso pequeño

Hielo

Opcional: Azúcar o miel


Procedimiento:

Pelar y cortar la fruta en trozos. Colocarla en una licuadora o en un bol, si es que tenés la dicha de poseer una fantástica “Minipimer” (gran aliada para los licuados, ¡doy fe!). Agregar el agua o la leche, luego el hielo y endulzar a gusto. Licuar hasta que la preparación quede homogénea. Servir y disfrutar.


Ananá

Ananá (o piña) 2 a 3 rodajas (fresco o en lata)

Jugo de Limón 1

Jengibre 1 rodaja o 1 pizca (si es en polvo)

Agua 1 vaso

Hielo


Palta y Banana

Palta 1

Banana 1

Agua 1 vaso

Azúcar 1 cucharada

Hielo

Si te gusta mucho la palta, también queda genial licuándola simplemente con leche y azúcar.


Zanahoria

Zanahoria 1

Naranja 1 (pelar, quitar semillas y trozar)

Agua 1 vaso

Azúcar a gusto

Hielo


Durazno* y Naranja (mi favorito)

Durazno 1

Jugo de Naranja 1/2

Agua 1 vaso

Azúcar a gusto

Hielo

*El datito: aprovechen las frutas de carozo como el durazno, las cerezas o las ciruelas, que están a punto caramelo durante el verano.


Solos o acompañados, esperamos que los disfruten y se animen a crear sus propios gustos. ¡A licuar se ha dicho! Y para acompañar, una increíble versión del tema "Summertime", de Ella Fitzgerald, interpretado por la gigantesca y única Janis Joplin en 1969.



miércoles, 4 de febrero de 2009

El viaje


En la zona comercial de Caseros vive el Pollo, un amigazo de la vida. Aquel mediodía nos juntamos a almorzar como tantas veces y, luego de la visita, emprendí el regreso a casa; en la calle siguiente al mercado turco esperé el 123. A los 10 minutos asomó el bólido azul por la esquina.


Generalmente los colectiveros no son de escuchar música, sino de escuchar la radio, tal vez esperando las últimas novedades deportivas. Sin embargo, apenas subí escuche una de mis canciones favoritas, "Breaking Away" de Sumo. Instantáneamente empecé a tararearla. El chofer, de unos 45 años, lentes Ray Ban, asintió con la cabeza. Saqué mi boleto y me senté en la mitad del bondi.


Este viaje, por lo general, dura quince minutos. Pensaba, mientras terminaba el tema, que seguramente el chofer había visto a Sumo en vivo, de ello no había dudas. Seguro vivía por el oeste, Palomar, donde termina el recorrido del 123. O tal vez Hurlingham, donde el grupo se había gestado y ofrecido sus primeros shows allá en los 80´.


“Debede” fue el tema que siguió, pensé que seguramente sería “Corpiños en la madrugada”, primer disco de la banda del Pelado. El colectivo iba semi vacío, pero pude percibir a otro muchacho siguiendo el tema con movimientos de cabeza.


Mientras cruzábamos la barrera del Urquiza y el sol pegaba en la ventanilla, empezó a sonar “La gota en el ojo”, ese que comienza con una intro tan particular, grandiosa. El chofer iba contento, manejando tranquilo y relajado, algo no muy común ya que siempre están molestos por el trabajo sacrificado de lidiar con el tránsito, que por supuesto infunde malestar.


Hipnotizado por la batería de Superman Troglio, imaginé al colectivero en sus años mozos bailando el tema en algún recital, tal vez en Obras o en Halley. Decididamente era fan de Sumo: ese tema no pertenece al disco que creía que estaba escuchando, sino que probablemente se habría armado un compilado con sus temas favoritos. Afortunadamente compartíamos los gustos.


Me invadía la intriga de saber si había conocido a los Sumo personalmente y si tendría alguna anécdota para contar. Alguna ginebra compartida con Luca, alguna charla con Pettinato. Luego sonaron “Divididos por la felicidad” y “Los viejos vinagres”.


Pasando la parada de Nazca, me acerqué para despedirme, ya que bajaba en la próxima. "Muy buena música, la verdad que el viaje fue un placer", le dije. "Gracias", respondió sonriente. "¿Hace mucho que escucha Sumo?". "No, pibe. Es la primera vez que los escucho, mi hijo me prestó el disco porque me cansé de escuchar tangos. La verdad que me gusta mucho".


Sonreí, me despedí y bajé. Apenas llegué a casa puse “After Chabon”.

El mató a un periodista especializado


“El Día de los Muertos” y las tres razones por las cuales El mató a un policía motorizado pueden venir detrás de mí.


Hace poco más de un mes vio la luz “El día de los Muertos”, EP de siete temas de El mató a un policía motorizado, la nueva sensación de nuestro rock para gran parte de la prensa vernácula. Este cerraría una aparente trilogía iniciada por "Navidad de reserva" y continuada por "Un millón de euros", ambos volúmenes editados en formato extended play, también.


Decenas de colegas lo han ubicado al tope de las preferencias en los habituales balances de fin de año, cuando quizás no merezca ese lugar, aunque, claro, son opiniones. Razones no faltan para justificar esto. He aquí tres de ellas.


Uno: El background monocorde de guitarras que se extiende a lo largo de los siete tracks, es un viejo recurso harto utilizado por los muchachos platenses. Los antecedentes inmediatos también cuentan con ese matiz. Y aunque el sabor desértico de esas violas le encaje como anillo al dedo al concepto de este día de los muertos (el Apocalipsis ahora, en un par de años nada más), es una película ya vista, una remake de sí mismos.


Dos: Aunque sea parte de un estilo -y esta vez suenan algo más clean- el ruido manchado es insoportable, aleja al oyente. Hay que tener grandes canciones para poder lograr un quiebre si todo está basado en un sonido intencionalmente pobre. Y en “El día de los Muertos”, más allá de que existan grandes punteos de guitarra (por ejemplo, durante algunos pasajes del espacial "Noche de los Muertos", extendido inicio de este trabajo) y la voz de Santiago Motorizado sea cada vez más personal, no hay ninguna: ni amigos piedras, ni noches buenas, ni un millón de euros. No hay nada porque todo acaba de explotar, parece.


Tres: Respecto a las fórmulas ya utilizadas, la temática del fin del mundo tuvo distintas visiones en el campo de la música: desde Intoxicados a Molotov, pasando por The Cure, R.E.M. y muchos otros más. Claro que cada cual tiene sus formas. Las de El mató son a través del ruido blanco ya mencionado, en conjunto a sus letras breves que en ocasiones tienen precisión de eslogan y a veces son algo más crípticas. Sin dudas se destacan a la hora de escribir, pero quizás sea exagerado calificarlas como "himnos".


Sí, esta es la música que tranquilamente puede anticipar el armagedón, pero antes que eso logrará desengañar a quienes se habían rendido a este canto de sirena en low-fi. Y ojalá no se estanque esta banda, que tiene pasta para sobrevivir al desastre.


  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP