martes, 30 de septiembre de 2008

Más Pepsi que music

La segunda jornada del festival Pepsi Music pasó sin pena ni gloria. Catupecu Machu estuvo a cargo del cierre, Kapanga nos divirtió y Árbol jugó las mismas cartas de siempre. Lo mejor de la noche fue Karamelo Santo.



Espacialmente, el predio marcó las jerarquías: dos escenarios enfrentados y accesibles y un tercero, perdido por ahí. En el medio, locales de venta de sandwiches gourmet, comida vegetariana, el puesto de la tarotista y el de los tatuajes temporales.


En ese marco, se llevó a cabo la segunda jornada del Pepsi Music. Arrancando, como siempre, con una buena banda en el segundo de los escenarios. Un porcentaje relativamente pequeño tuvo la posibilidad de ver el show de La Zurda, un grupo lindísimo que supo lo que tenía que hacer y salió muy bien parado. Dejaron su escenario para dar paso a Andando Descalzo en el escenario Pepsi, quienes, desde la opinión de Luciano Katz (guitarrista de Pampa Yakuza y cronista invitado en esta nota) “armaron una fiesta”.



Volviendo al escenario Claro, encontramos a Vetamadre, quienes brindaron un show fiel a su estilo, correcto y prolijito. Hacia las cinco y pico, Cuentos Borgeanos tuvo que remarla contra el sonido pero dio un buen espectáculo y logró reunir una importante cantidad de público. Lo más original fue la rotación de los integrantes por los distintos instrumentos durante la ejecución de “Fantasmas de lo nuevo” y el cierre con “Si morir”, una de las canciones más atractivas de su último disco, “Felicidades”.



Expulsados y Árbol, ubicados en escenarios distintos, hicieron lo que ya todos conocemos. Los primeros se apoyaron en su influencia ramonera, sin apostar demasiado. En tanto, Árbol anduvo bien, pero me contó, con alguna que otra variación, el mismo chiste que hace cuatro años. El quid es que en el 2004 me hacían reír y ahora no. Lo mejor, sin dudas, fueron las canciones de “Chapusongs”, el trabajo más destacado de la banda, como “Cosacuosa”, interpretada con Maikel de Kapanga, como invitado para la ocasión.



En el escenario Claro, Karamelo Santo dio una de las propuestas más sólidas de la noche. Fieles a su estilo, los mendocinos sonaron ajustados y levantaron a la gente, apelando a un repertorio festivalero de más de diez canciones que incluyó los hits “Nunca” y “Luna loca”, fragmentos de “Los caminos de la vida” y “Tarzan boy”, y el cover de The Clash, “You stay or should I go”. Finalizado su set, empezó Kapanga en el escenario principal.



La banda de Quilmes hizo lo que mejor sabe hacer: divertir a la gente. Comandados por un cantante por momentos desdibujado, los integrantes de Kapanga echaron mano a su vieja formula, súper rendidora para los festivales, y levantaron a la gente cabalgando en sus hits inoxidables como “Rock”, “Fumar”, “Me mata” (en medley con “El universal”) y “El mono relojero”. El kitshcover fue “I just call to say I love you”, de Stevie Wonder.



Carajo dio un show prolijo y potente, que dio por finalizada la actividad en el escenario Claro. En tanto, en el escenario principal, Catupecu Machu (banda festivalera como pocas) arrancó su presentación con la tríada “Oxido en el aire”, “Y lo que quiero es que pises sin el suelo” y “Plan B: anhelo de satisfacción”. Hasta acá, la lista venía bien y el sonido también (quizás un poco bajo en el primer tema). Sin embargo, el show fue tibio siempre. Fernando Ruiz Díaz no explotó el costado de frontman eufórico que todos conocemos y esperábamos.


La lista continuó con los temas más oscuros de la banda, como “En los sueños”, “Cuadros dentro de cuadros” (con un pasaje hacia el fin de “Cuentos decapitados”) y “Viaje del miedo”, para finalizar con la postal más linda del show: sumergidos en una brisa primaveral, la calma recorre al Club, y Abril Sosa sube para hacer “Entero o a pedazos”, con un pasaje de “Secretos pasadizos”. Todos cantamos y tácitamente participamos de un ritual que no necesitamos explicar. Los que estuvimos ahí, lo entendimos, y desde nuestro lugar, nos sumamos y con eso fue suficiente.



Invitan a Leo De Cecco, Fabián Von Quintiero y Zeta Bosio para interpretar Preludio al filo en el umbral”, y a Pablo de Árbol, Tery de Carajo y el Mono, su hijo y Maikel, de Kapanga, para hacer “Dale”. “Hay cuatro violas, dos baterias y cincuentas millones de cantantes”, describe Fernando antes del “chiflidito” siempre bien recibido. Para cerrar un show sin mucho brillo eligen “Muéstrame los dientes” y “Origen extremo”.


Con sabor a poco pasó la segunda jornada del festival. Bandas interesantes a las que la gente respondió. Lástima que, en muchos casos, hubo actuaciones dirigidas por la inercia y apuestas conservadoras.


Luciana Acuña Elias

Fotos: Fernando Fernández

¡Sacrum es argentino!

Sacrum presentó oficialmente su primer disco, ”Cognition”, el pasado jueves en el teatro ND Ateneo. Actuaciones, juego de luces, efectos especiales, chicas en el escenario y un sonido de primer nivel, fueron algunas características de esta gran fecha. También adelantaron nuevas melodías.


El ambiente previo al show era cálido, familiar y de mucha amistad. Las charlas y los saludos entre unos y otros era una constante. Una vez que el público ingresaba al teatro le daban el programa del mismo, que tenía la particularidad de mostrar la lista de temas, más allá de los datos técnicos habituales. La gente ya estaba ubicada en sus butacas, esperando ansiosa por el comienzo de un concierto fuera de lo común para una banda argentina.


¿Te imaginabas tanta producción?


Con dos actores en plan de ciencia ficción que abrían las llaves de las dos máquinas ubicadas como escenografía, Sacrum daba por inaugurado el set. Después de ello, aparecieron los músicos para iniciar con los acordes de ”The dream prisoner”. Su vocalista, Talo Silveyra, surgió del fondo del teatro, encadenado y arrastrado por los obreros. La masa estaba impresionada por lo que estaba observando, no solo por las actuaciones sino también por los efectos y las luces, que creaban una sensación difícil de describir.


Dejando de lado lo extra musical, el grupo sonaba de manera genial, con un audio claro, ajustado y demoledor. Todos los instrumentos se percibían en la medida justa y necesaria como para que brillen. Eran pesados, climáticos, intimistas y virtuosos, sin una pizca de arrogancia. La primera parte del set estaba compuesta por seis de las nueve canciones de su disco debut, “Cognition”. Continuaron con dos ellas: “Stay” y Translation.


La banda la completan Martín Guerrero (guitarra y coros), Agustín Acosta (batería) y Diego Cipolla (bajo), junto a Emanuel Pérez (tecladista-sintetizadores) como músico invitado. Otro punto alto fue durante “In memory”, en donde la combinación show de música – obra de teatro logró uno de sus picos máximos. Aquí su vocalista personificó a una persona demente que comenzó a lastimarse hasta escupir sangre, para luego fallecer.


¡Cuánto esfuerzo!


Los cinco minutos de break sirvieron para que la masa recobre la incertidumbre sobre lo que vendría. Regresaron con mascarás al estilo Hannibal Lecterpara interpretar un segmento de canciones nuevas: “Survive” y ”Pressure”. Entre tema y tema se producían pequeños baches que el público utilizaba para decir cosas graciosos o cantar en apoyo a la banda.

Esta joven banda es excelente musicalmente, aunque por ahí a las composiciones les faltarían estribillos algo más gancheros. Silveyra, su cantante, no necesito dirigirse a la masa para transmitir su energía y mostrar su carisma. A veces en un show de estas características, las palabras están de más. Otras dos: “Eternity” y “Midnight sun”.


Para el cover de Robbie Williams, Kids, subieron dos chicas para acompañar en las voces al Talo (en la versión original canta Kylie Minogue). Vestidas sensualmente y actuando junto a él, nos regalaron una linda y rockera adaptación. Después accedieron otras dos mujeres para “Keepin me alive”, en donde danzaron y representaron a esclavas sexys. El público masculino quedó encantado con estas cuatro bellezas.


A tenerlos en cuenta


Tras la finalización de la segunda parte, emitieron un tráiler especialmente realizado para esta fecha. El reconocido actor Norberto Díaz protagonizó este corto, el cual contaba la historia de un científico que trataba de consumar clones de seres humanos, sin resultados.


Luego de ese momento, agregaron ”Made as one” como bis final. Aquí los músicos aparecieron disfrazados de mimos, además de realizar los movimientos característicos. Llegando al final del tema los cuatro intergantes estables cayeron desvanecidos, mientras su tecladista miraba, sorprendido, lo sucedido. Realmente lograron una actuación muy interesante. El público los despidió de pie, quedando encantando con la actuación de la banda.


Sacrum demostró que, con mucho trabajo y buenas ideas, se puede ofrecer un show diferente y de nivel internacional. Cada una de las canciones tuvo su tratamiento especial a través de efectos, luces o actuaciones. Quizás tanta planificación le quitó un poco de espontaneidad, aunque valió pena dejar esto de lado para impresionar de tal manera. Los amantes del estilo tendrían que poner especial atención en esta banda, ya que se los percibe talentosos, responsables y originales.


Daniel Grosso

Foto: Fernando Fernández

lunes, 29 de septiembre de 2008

En las entrañas de Babylon

El pasado viernes comenzó el festival de la gaseosa en el Club Ciudad de Buenos Aires. Casi 22 mil personas se acercaron para ver las performances de las más de 20 bandas que finalmente desfilaron por los 3 escenarios. Aquí, y en nombre de Jah, la crónica y las fotos de la primera jornada.



Luego de un amanecer nublado los rezos dieron sus frutos y el dios sol se posó sobre la babilónica Buenos Aires. El Club Ciudad era la tierra prometida del viernes laboral, que si bien distaba un poco de Zion al menos era un buen lugar para fumar uno y pensar en una posible transportación mental hacia la rica Etiopía.

Para ello iban a estar varios representantes de la palabra de Jah ayudando con mensajes y ritmos de una cadencia dulcemente encantadora.



El escenario principal fue abierto por Mariano Castro, alias Dread Mar I, y Amparanoia, quienes con sets cortos pero concisos fueron recibiendo a los recién llegados. Fidel Nadal se lució sobre las tablas basando su actuación en sus dos últimos discos, Emocionado” e “Internacional Love”.



Luego sería el turno de uno de los tantísimos hijos de Marley; en este caso, Ky Mani Marley, músico que cuenta con 4 producciones discográficas pero que estaba en la grilla para interpretar esas grandes canciones que su padre alguna vez supo componer. Por lo tanto su show no defraudó ya que contó con interpretaciones tales como "So much trouble in the world", "I shot the sheriff" y “One love”, tema con el que se despidió de esta tierra tan amena para con los hijos, nietos y bisnietos de grandes figuras.



A continuación pisaría las tablas de ese mismo escenario la gente de Los Pericos con su set de temas que todos alguna vez tarareamos y bailamos en una fiesta de 15.

Entre tantísimas grandes composiciones no faltó el primer corte de su último disco: Lindo día, que curiosamente se contrapone al “Tarde gris”, primer corte del último disco del Bahiano.



Los puntos altos resultaron ser las interpretaciones de “Sin cadenas” y “Get up stand up”, temas que contaron con las participaciones de Dread Mar I, Fidel Nadal, Ky-Mani Marley y los vientos de Los Cafres en escena. Esas dos canciones marcarían el final de la participación de la banda en el festival.


Minutos antes, y en el segundo escenario, los muchachos de Gondwana se ganaban una de las primeras ovaciones de la noche. Con interpretaciones que repasaron parte de su amplia discografía lograron captar la atención de gran parte del público, ajeno a esta banda con extensa trayectoria del otro lado de la cordillera. Luego de poco más de media hora de show se despedirían con el muy celebrado “Sentimiento original”.



De esta forma le dieron paso a la dulzura de los portorriqueños de Cultura Profética, quienes harían un repaso extenso por las composiciones de sus cuatro discos de estudio -Canción de Alerta (1998),Ideas Nuevas” (2000), “Diario (2002) y M.O.T.A.(2005)-, adormeciendo a algunos, emocionando a otros y cerrando su performance con “Un deseo”.


Con la misma puntualidad que caracterizó a toda la jornada, Los Cafres saldrían a escena para cerrar la fecha reggae. La banda liderada por Guillermo Bonetto Interpretó no solo temas de su último disco doble, “Barrilete” y “Hombre simple”, además repasó clásicos como “La vela” y “Sin semilla” (de su primer álbum, “Frecuencia Cafre”), el hermoso “Tus ojos” y “Pobre angelito” (de su cuarto disco de estudio, “Suena la alarma”), y el excelente “Aire”, del disco editado en el año 2000 y bautizado “Espejitos”.


La banda pone sobre el escenario sus casi 20 años de experiencia, además de uno de los mejores vivos de la escena local reggae, justificando así su paulatino y merecido ascenso. Palmas en alto los despidieron al momento de retirarse con “Si el amor se cae”, luego de ochenta minutos de show.


Así se fue la primera fecha del festival. Buena concurrencia, organización prolija, muy buen sonido para casi todas las bandas y un extremo respeto hacia la grilla horaria estipulada fueron sus puntos destacables. Saldo positivo para esta primera jornada en la que se adoró a Jah, se gritó en contra de Babylon y se pidió por un retorno a Zion, aunque no muchos estén realmente dispuestos a hacerlo.


Patricio Orfus

Fotos: Matías Tarssitane

domingo, 28 de septiembre de 2008

Dos décadas de rock

Smashing Pumpkins festeja sus veinte años de música con un DVD que estará disponible en las bateas a partir del 11 de noviembre.



Smashing Pumpkins cumple dos décadas de historia y para celebrarlo sacará a la venta “If All Goes Wrong”, un DVD que estará compuesto por dos discos con material documental y en vivo.


El DVD contendrá imágenes de los ocho conciertos que dieron en el Auditorium de San Francisco durante los meses de julio y agosto del año pasado.


Además, If All Goes Wrong” tendrá en su primer disco 115 minutos del trabajo dirigido por Jack Gulick y Daniel E Catullo III, un capítulo homenaje a sus fans llamado "Voices of the Ghost Children", y una entrevista a Pete Townshend de The Who.


A continuación, el contenido de esta edición:


Disco 1
“If All Goes Wrong”
“Voices Of The Ghost Children”
Entrevista con Pete Townshend (The Who)

Disco 2

“The Rose March”

“Peace + Love”

“99 Floors”

“Superchrist”

“Lucky 13”

“Starla”

“Death From Above”

“The Crying Tree Of Mercury”

“Winterlong”

“Heavy Metal Machine”

“Untitled”

“No Surrender”

“Gossamer”

“Zeitgeist”

Bonus

“99 Floors”

“Peace + Love”

“No Surrender”
“Mama”
“Promise Me”


Para terminar, en Videos Relacionados les dejamos la versión en vivo de “The Rose March”, tema con el que abre el segundo disco del nuevo DVD.



Estefanía Alves

sábado, 27 de septiembre de 2008

Viva la evolution!

El trío Medeski, Martin & Wood volvió a girar por Sudamérica para presentar su nuevo proyecto, Radiolarians. Con un Gran Rex agotado, la banda cautivó a los presentes durante más de dos horas con lo mejor que el jazz moderno tiene para ofrecer.



Ernst Hackel, científico alemán, elaboró la teoría de los Radiolarios, que es la creación de esqueletos silicios a partir de un núcleo celular que se encuentra en el endoplasma. Los Medeski, Martín & Wood tomaron este concepto llevándolo a su música. Construir las canciones en vivo en base a lo que se experimenta y a partir del esqueleto de las mismas. Siguiendo este concepto, “Radiolarians” es el nombre que decidieron para titular su último disco, primera parte de una serie de tres que tienen el mismo hilo conductor.


Pero dejemos toda esta palabrería de lado. Aunque El Acople tenga tendencia hacia los caminos más rockeros, también nos gustan otras cosas, y hoy vamos a hablar de una de ellas. Porque MMW es un grupo vibrante, excitante que le lavó la cara al jazz. Le dio sonidos modernos y una fuerza muy rockera que atrajo a gente de otros estilos. MMW es la banda de jazz para gente que no escucha jazz. Una prueba de esto fue la visita que hicieron al programa “¿Cual es?” de Mario Pergolini, donde estuvieron tocando la mañana previa al show.


Ya al entrar al teatro uno se da cuenta que la mano viene por otro lado. La edad del público va desde los 25 a los 30 años, aproximadamente. La banda sale luego de una larga espera; primero John Medeski con su arsenal de teclados, pianos y mellotrones; luego Chris Wood, armado con un contrabajo y un bajo eléctrico que por momentos suena como el de Faith No More; y por último, Billy Martin y su batería cargada de chirimbolos.


El trío tiene por costumbre tocar las canciones nuevas antes de entrar a grabarlas al estudio, por lo que casi la totalidad del show está dedicada a nuevas composiciones. De todas formas. el público lo disfruta y no le importa no escuchar alguno de sus temas favoritos. Los músicos están ahí para crear en el escenario. Riesgo. Algo que a veces le falta al rock y lo tenemos que salir a buscar en otros lados.


A simple vista se puede observar que Medeski es el líder de la orquesta, creando sonidos vibrantes mientras los otros dos lo siguen con la misma energía, aunque sin tanto virtuosismo, transitando el camino de las sutilezas. De todas formas, cada uno tiene su momento para lucirse y se nota que tal vez la gran comunión que hay en el grupo se deba a la diferencia de estilos de los músicos. Los opuestos se atraen, dicen por ahí.


Promediando el show invitan a Ernesto Romeo (ex Pez, Klauss y Espíritu, entre otras bandas) en los sintetizadores, que se suma para una zapada al mejor estilo kraut rock, y luego sí, para algo más tradicional y con más groove. Y hablando de groove, el que logran los tres músicos es hipnótico; viene directo del dowtown de Nueva York, que respira ciudad. Una vez que los tres se conectan y arrancan, crean cosas geniales.


Y, curiosamente, MMW debe ser la única banda de jazz instrumental que tiene hits reconocidos por el público que no consume esta música. Lo demuestra el tema Bubblehouse”, que hace estallar al teatro como si fuera un concierto de Arjona (?). De hecho, es tanta la histeria que la banda es obligada a volver una segunda vez al escenario para cerrar a todo trapo. ¿Quien dijo que el público jazzero no agita?


Así pasó una visita más del trío neoyorquino. Los amantes del género están de para bienes: aún restan los shows de The Bad Plus, en Niceto, y de Bela Fleck, en el Gran Rex. Dos exponentes que siempre dan que hablar.


Facundo Llano

viernes, 26 de septiembre de 2008

El huracán mestizo dijo adiós

Amparanoia, la banda comandada por esa mezcla de dulzura y tenacidad llamada Amparo Sánchez, brindó su combo musical multicultural el pasado miércoles en La Trastienda, en el marco del “Bye Bye Tour”, su gira despedida.



Amparanoia, la banda comandada por esa mezcla de dulzura y tenacidad llamada Amparo Sánchez, hizo escala en La Trastienda de Buenos Aires en el marco del Bye Bye Tour, la gira despedida que está realizando luego de más de 10 años de rodaje.


A principio de año, Amparo anunció la disolución de este clan de rock mestizo que, fogoneado en su momento por Manu Chao, llegó a pasear por decenas de países su combo de rock latino, rumba, reggae, cha cha cha, punk, coqueteo balcánico, bolero y cuanta música ande dando vueltas por el globo.


La junta de culturas y ritmos, con espíritu libre y de gran comunión con el público, es uno de los principales componentes de sus shows, ya que la música para bailar que brindan necesita principalmente que alguien la sienta y -¡claro!- la baile, como sucedió el último miércoles en esa pequeña caldera que fue el recinto de San Telmo.


Y fue así como transcurrió una espléndida noche entre guitarras, bata y percusión. Teclados, contrabajo, violincito y vientos. Españoles, cubanos, un venezolano y un sueco.


Rumbas como “In the Night”, “Tiempo pa mi” o la popular “La fiesta”, el cha cha cha de “Bembé”, el reggae cadencioso de “Me voy lejos” o el final a puro vértigo de “You know what i mean”, que recuerda la frenética música balcánica y genera el baile alocado, fueron algunas de las piezas que encendieron la mecha.


Fueron dos horas de paseo por el conocido mestizaje catalán, y llegando el final apareció un sabroso bolero -“Moreno”- donde la cantidad de instrumentos en escena fue in crescendo, y la emotividad de la garganta primaria alcanzó su pico en fórmula con el golpe de los cueros y el contrabajo.


A lo que ya era una fiesta se le agregó un motivo más: Amparo cumplía años y en medio de “Me voy lejos” se coló la melodía del “Cumpleaños feliz” versión reggae, cuando apareció por segunda vez Mimi Maura –había cantado “Permites madrecita”- con ramo de flores y torta, para ponerle los versos y recibir el eco del público. La anfitriona dijo no creer en casualidades, y manifestó su alegría de poder celebrar su aniversario en Argentina, en un final exquisito de una velada inolvidable.


Esta tarde la banda se despide de Buenos Aires con su actuación en el Pepsi Music y mañana estarán en el Quilmes Rock de Córdoba. Luego de girar por España, brindarán su último concierto en noviembre en Chiapas, pueblo mexicano con el que tienen un gran romance.


Queda el doble cd + dvd “Seguiré Caminando” (editado en el país por El Farolito) para disfrutar de la banda, que incluye un show en vivo en Barcelona, un disco de remixes y un documental (“antes que Hoy”) que cuenta las andanzas de Amparanoia en todo este lapso.


Según sus dichos, Amparo promete ofrecer un proyecto solista donde entregará un sonido “con muy pocos instrumentos”, donde desea hablar más de si misma, transmitiendo sus sentimientos de otra manera.


Leandro Peredo

Foto: Cristian Seligmann

Desde cero

“Pura vida”, el nuevo disco de Los Pericos, mantiene el sabor a veranito en dieciséis canciones, aunque todavía extraña esa voz...



Para una banda de sonido veraniego, septiembre es un mes ideal para entregar un nuevo lanzamiento. El primer corte estalla a las pocas semanas; a los dos o tres meses sale el siguiente y pones en boca de todos una cancioncilla de tu pluma. También podría convocarte una importantísima marca de cualquier producto para que le cedas otro tema, el cual también va a aportar a la cuenta de SADAIC.


Y aunque esa onda la rescataron con suma prolijidad –ayudados por Cachorro López, quién ya había producido el álbum “Rab a dab stail”, de 1990-, es probable que ningún tema de “Pura vida” nos persiga a donde vayamos.


Además del ex Abuelo de la Nada, el disco estuvo amasado desde las perillas por Pablo Romero –crédito de Árbol, quién al mismo tiempo participa en los coros de “Everybody is cool”- y Los Pericos.


Impera la dulzura reggae y caribeña, pese a los matices que aportan ciertos momentos punk, tal es lo que caracteriza a esta “nueva etapa” del grupo sin Bahiano. Pero justamente ahí radica la principal carencia no solo del long play, sino también de cualquier cosa que a partir de ahora lleve la firma perica.


La voz que ayer los distinguía, hoy falta tanto que Juanchi, pese a no ser un mal cantante, hace agua en pos de la búsqueda de una nueva identidad.


En pocas palabras, “Pura vida” resume en casi una hora lo mejor que pudieron hacer los siete pericos restantes. El tiempo sabrá qué hacer con estas piezas de rockeros maduros que, como adolescentes, son absurdamente explícitos a la hora de cantar sobre liar y fumar un porro, tal es la historia de “Lindo día”, single de difusión.


A continuación, podrán ver y escuchar una interpretación del mismo, durante un concierto realizado este año en una Fiesta Clandestina.



Ezequiel Ruiz

jueves, 25 de septiembre de 2008

¡Escuchen, carajo!

Este jueves habrá dos propuestas músico-políticas en la Capital: una es encabezada por La Zurda y reclama la aparición con vida de Jorge Julio López; en la otra, los Karamelo Santo rechazan el recorte presupuestario a la educación pública.



Gritar por López


“Mucho ruido x López” se denomina el festival que se desarrollará hoy, jueves, y a partir de las 17, en la Plaza Houssay –Av.Córdoba al 2100- donde estarán participando los elencos del ciclo “Teatro por la Identidad”, La Zurda, La Manzana Cromática Protoplasmática, Le puse cuca y algunas otras bandas, en reclamo por la aparición con vida de Jorge Julio López, el testigo desaparecido hace más de dos años.


“Gritemos bien fuerte que quizás este ruido nos despierte a todos para seguir exigiendo por la aparición con vida de Julio López, por el juicio y castigo a todos los genocidas y, además, para que nos sigamos exigiendo a nosotros mismos no olvidar que nuestros 30.000 lucharon por otro mundo distinto al que realmente existe y nos vende el poder”, dice el comunicado que invita al show que organizan varias agrupaciones estudiantiles encabezadas por la Corriente Julio Antonio Mella.


Gritar x la educación


Karamelo Santo, Aztecas Tupro y Los Umbanda encabezan el “Festival contra el recorte”, que apunta a disponer de mayor presupuesto para la educación publica, el eterno reclamo desde el sector universitario hacia los distintos gobiernos, que parece no quieren entender.


El show será en la Facultad de Arquitectura, allí en la Ciudad Universitaria, más precisamente en el estacionamiento del pabellón 3, y arrancará a las 17 con la presencia de bandas de alumnos de la facultad, para que a eso de las 20 comiencen las tres anteriormente mencionadas.


Finalmente, desde aquí se manifiesta el apoyo a los dos encuentros y se insta a participar presencialmente y a gritar, a gritar bien fuerte, por las cosas que nos pertenecen.


Leandro Peredo

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Duran Duran, Kylie Minogue y Queen en Argentina

En noviembre, tres artistas internacionales actuarán en vivo en nuestro país: Duran Duran y Kylie Minogue harán lo propio en Club GEBA; Queen + Paul Rodgers, por su parte, tocará en la cancha de Vélez. Acá, fechas y precios de cada uno.



Treinta años de Duran Duran


El viernes 7 de noviembre, en Club GEBA, Duran Duran pisará nuevamente nuestro suelo de la mano de su Red Carpet Massacre Tour, cuyo slogan afirma: “Treinta años del mejor pop”.


Esta gira, precisamente, consiste en mostrar su último disco de estudio, “Red Carpet Massacre”, que salió a fines de año pasado, incluyendo doce canciones y la participación especial de Justin Timberlake.


Las entradas para el concierto, que se consiguen en la cancha de Vélez, Yenny, Unicenter y a través de Top Show , tienen los siguientes precios:


  • VIP $ 200
  • Tribunas $ 120
  • Campo $ 120


“La Diosa del Pop”


Por otra parte, el sábado 15 del mismo mes, también en Club GEBA, Kylie Minogue realizará su primer concierto en Argentina, en el marco de la gira de presentación de “X”, su último trabajo discográfico.


El primer corte de la décima producción de la cantante australiana (a quien llaman “La Diosa del Pop”) fue “2 hearts”, cuyo video se puede ver acá.


Los tickets para el show, que se consiguen en los mismos lugares que las de Duran Duran referidos anteriormente, poseen estos valores:


  • VIP I $350
  • VIP II $300
  • VIP III $250
  • Platea sin numerar $ 100
  • Campo lateral $100


We will rock you?


En tercer y último lugar, el viernes 21 de noviembre, en la cancha de Vélez, Queen + Paul Rodgers también hará su retorno a nuestro país.


En esta ocasión, el grupo inglés presentará “The Cosmos rock”, su flamante disco, y por supuesto hará los grandes clásicos de su vasta trayectoria.


Las entradas para el evento, que se compran en los mismos sitios que las de Minogue y Duran Duran, cuestan:


  • VIP $ 400
  • VIP de pie $ 300
  • Platea preferencial $ 300
  • Platea baja $ 220
  • Campo $100
  • Platea alta sin numerar $ 60


Augusto Do Santos

Foto: José Luis García

Viajando por un mundo mágico

Epica, la banda holandesa que mezcla gothic metal con sinfónico, se presentó por tercera vez en nuestro país, el pasado jueves en el Teatro Flores. En el marco de su gira “The divine conspiracy-South american tour 2008” y a sala llena, ofrecieron un show de primer nivel.



Gran estrategia


Tras sus dos exitosas actuaciones en diciembre de 2005 y en abril de 2007 (ambas en el ND Ateneo) Epica regresaba a la Argentina para mostrar las canciones de su más reciente placa, “The divine conspiracy”. Se sabía que este concierto iba a ser el más convocante, debido a su majestuoso último gran disco, al boca en boca y a las colosales críticas que habían recibido sus shows anteriores.


Se van encaminando


Luego de la actuación de For Everness, que contó con la presencia de Diego Valdéz como invitado, le llegó el turno a Lord Kraven, quienes convencieron a los presentes con una gran puesta escénica y un sonido compacto y demoledor. “Malditos dioses” y “I’m alive”, de Helloween, dos de los cinco temas que pasaron.


Linda e inteligente, ¿qué más querés?


Con un teatro completo, Epica comenzó su concierto a las 20:35 hs. mediante la introducción “Indigo”, mientras el público cantaba en apoyo al grupo. Durante estos 2’ 05”, los músicos fueron ingresando de uno y recibiendo ovaciones en particular. Su cantante, Simone Simons, fue la última en unirse y la más aclamada. Ya con “The obsessive devotion” en curso, el sonido era muy bueno aunque no en el volumen deseado (estaba un poco bajo). Para la cuarta canción, la perfección musical se había adueñado del lugar.


“Argentina, ¿Cómo están? Estamos muy contentos de estar de acá nuevamente, tocando para este hermoso público”, fueron las primeras palabras que se escucharon, en boca de Mark Jansen (guitarra y voz gutural). Con estos mensajes, sus constantes arengas y su carisma natural, el guitarrista se metió a la masa en el bolsillo. Simons no se quedó atrás y enamoró a todos con su voz angelical, su belleza y su buen manejo. Siguieron con Sensorium” y “Menace of vanity”.


La polifonía que produce la conjunción de la voz de Simons con la Jansen es atrapante, logrando una combinación exacta e ideal. Tanto los amantes del gótico como del black pueden estar a gusto con esta propuesta, siempre y cuando no sean ortodoxos del estilo. También los teclados de Coens son fundamentales en el sonido del grupo, ya que obtiene ambientes atmosféricos y persuasivos, que le da la pausa necesaria. Con Fools of damnation y Cry for the moon, los asistentes cantaron y disfrutaron a full.


¿Te emocionaste? Llora, animate


Llamó la atención que durante el solo de batería de Ariën Van Weesenbeek el público respondiera de manera más efusiva para las partes simples que para los segmentos complejos. En definitiva, fue un solo que no descolló, pero que cumplió con todos los requisitos básicos (algo de virtuosismo y arenga a la masa). Dando vueltas por el local, podíamos observar una gran variedad de público, donde las imitadoras a la cantante sobresalían de los demás (mucho corsé y pelo colorado).


Un momento grandioso fue cuando Simons quedó a solas junto a su tecladista Janssen para interpretar la balada Solitary ground. Sin dudas, hicieron inquietar a todos los presentes. Por si fuera poco, siguieron en esta línea con “Black infinity”. Tras este combo, Simone se llevó una tremenda ovación. Mark quedó a cargo del grupo para despacharse con “Crytal mountain”, cover de los desaparecidos Death.


Recién comienza este idilio


Los músicos dejaron momentáneamente el escenario para descansar algunos minutos. Durante el break dejaron sonando una música sinfónica y sentimental que duró hasta que Mark reapareció en las tablas. Tras algunas declaraciones predecibles, le pegaron “Sancta terra” y “Mother of light”.


“Hasta la vista, baby”, fueron las palabras finales de Simons antes de partir. Otra gran pieza musical sonaba de fondo mientras los músicos saludaban y regalaban souvenirs para sus fans. Tras dos horas exactas de show, los holandeses se retiraban con la satisfacción del deber cumplido.


Hoy en día, en el mundo existen miles de bandas del estilo de Epica, pero pocas son las que sobresalen de la media. Desde hace más de seis años vienen superándose y mostrando un nivel casi superlativo. Este crecimiento musical constante trae aparejado una mayor venta de entradas y de discos. En Buenos Aires se vio reflejado esta evolución.


Daniel Grosso

Foto: Fernando Fernández

  © Blogger template 'Ultimatum' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP